06-1kama_UVA-Campus-Maria-Zambrano-Obras_KAM8958
La entrega de los edificios en construcción se hará en el segundo cuatrimestre del curso 2018/2019. / KAMARERO
Publicidad

El Rectorado de la Universidad de Valladolid estima que dotar de mobiliario y equipamiento técnico las instalaciones de la segunda fase del campus María Zambrano, en proceso de construcción, requiere una inversión cercana a los dos millones de euros. Esta inversión no quedó reservada por el equipo rectoral anterior por lo que los actuales dirigentes de la institución académica deben empezar de cero y hacerlo en un escenario de incertidumbre presupuestaria derivada de los movimientos de la política nacional que repercute en cascada hacia las cuentas de la Junta y de la Universidad. La situación que fue detallada ayer por el rector Antonio Largo le llevan a descartar que las instalaciones de la segunda fase puedan estar totalmente operativas para iniciar el próximo curso, en septiembre de 2019, de forma que la ocupación de todos los espacios sufrirá un nuevo retraso.

Antonio Largo reconoció que su preocupación “ahora es rematar la segunda fase” y explicó que si bien se espera que el próximo cuatrimestre reciban el edificio en construcción, después hay que equiparlo y dotarlo y “no había ninguna reserva presupuestaria para ello”. De poco sirve tener un gran salón de actos para 350 personas si no tiene butacas, vino a decir el rector ilustrando la situación con la que se encuentra la UVa ahora.

El rector de la UVa explicó que el problema tiene dos vertientes. La ya citada falta de reserva presupuestaria en las cuentas de la institución y el escenario político nacional. “Parece en principio complicado tener unos presupuestos nacionales en un tiempo razonable—comentó—, parece complicado tener unos presupuestos autonómicos configurados, y nosotros dependemos de la Junta”. En todo caso, Largo garantizó que en medio de ese escenario variable, “nosotros vamos a seguir trabajando para, con las restricciones que tengamos, desarrollar en el menor plazo posible el equipamiento de la segunda fase para que quede en unas condiciones que sean una mejora sustancial para el desarrollo de la docencia, la investigación y la transferencia de conocimiento desde el campus María Zambrano a la sociedad segoviana”. Así indicó que el presupuesto de la UVa correspondiente a 2019 “tenemos que elaborarlo con las prioridades de dotación”.
Según las estimaciones ofrecidas ayer por el responsable de la institución académica del montante global de la inversión cercano a los dos millones, el coste de la dotación más prioritaria está por encima del millón. “Vamos a desarrollar en primera instancia lo más urgente”, prometió el rector.

Tasas universitarias

El rector de la UVa, Antonio Largo Cabrerizo, reconoció ayer en Segovia tener “cierta esperanza” en que finalmente la Junta de Castilla y León aplique una rebaja de entre el 15 y el 20% por ciento” en el precio de las tasas universitarias de cara al próximo curso. Largo Cabrerizo cree que la insistencia de los cuatro rectores de las universidades públicas de Castilla y León ha logrado “concienciar” a la Junta y al resto de fuerzas políticas y encaminar un acuerdo que hará que la Comunidad pase de tener las terceras tasas más caras de España a estar en la media nacional. “Eso no quita — dijo el responsable académico —para que nosotros tengamos que seguir trabajando, independiente de cómo sean las tasas, y ser atractivos de cara a captar alumnos que nos permitan encarar el futuro con optimis