Envían a un taller especializado la talla para iniciar su restauración

Responsables de patrimonio del Obispado mantuvieron ayer un encuentro para abordar las nuevas medidas de seguridad e iniciar los preparativos para los actos futuros.

1

El Obispado de Segovia remitirá en las próximas horas las joyas arrebatadas a la Virgen de la Fuencisla hace una semana, a un taller especializado en orfebrería y tallado de esculturas religiosas.

Las dos coronas que le fueron entregadas por el delegado del Gobierno el pasado martes serán sometidas a una nueva revisión. Y la mano arrancada la figura del Niño, con el orbe dorado, también será trasladada para ser repuesta en su lugar original.

Los responsables de la Diócesis en materia de patrimonio celebraron ayer por la mañana una reunión, presidida por el obispo, Ángel Rubio, en la que analizaron los pasos a seguir. Aunque no quisieron realizar declaraciones sobre el resultado del encuentro, fuentes próximas al Obispado destacaron que se ha preferido guardar silencio y no hablar con los medios de comunicación con el fin de preservar la seguridad de las joyas durante las labores de restauración.

A pesar de haberse mostrado conscientes del papel desempeñado por los medios de comunicación segovianos estos días para poner de manifiesto la trascendencia social y religiosa que supone la profanación, han preferido guardar silencio argumentando la seguridad sobre los objetos.

Según los cálculos de la Diócesis, en el plazo de un mes, las coronas podrían volver a su lugar originario y colocarse de nuevo sobre las cabezas del Niño y de la Virgen, como también repuesta la mano arrancada al Niño.

También ha contribuido a restringir la comunicación oficial, el hecho de que se hayan vertido críticas sobre la utilización política que se ha realizado de este suceso.

El obispo agradeció a los funcionarios del Cuerpo Nacional de Policía el «trabajo duro» que han realizado para recuperar las joyas robadas a la patrona de Segovia, y anunció nuevos horarios de apertura y cierre del templo, que será la primera de las medidas preventivas que se adoptarán paulatinamente para mejorar la seguridad en el santuario. De este modo, y a partir del pasado miércoles el santuario abrirá sus puertas a las 10 de la mañana hasta las dos de la tarde, hora en la que volverá a cerrar para abrir a las 16,30 horas y cerrar definitivamente a las visitas a las 18,30 horas, en lo que el obispo denominó el «horario de invierno». Asimismo, señaló que la apertura automática que estaba establecida en el santuario quedaría anulada, y sus puertas se abrirán de forma manual por los responsables del templo. Los horarios se ampliarán durante los meses de verano, donde el templo abrirá a las nueve de la mañana hasta las dos de la tarde y cerrará sus puertas a las 21,30 horas.

Por otra parte, dijo que mantiene contactos con varias comunidades de religiosas para que alguna de ellas pueda instalarse en la Casa Rectoral con el fin de que el Santuario cuente con mayor protección.

Todas estas medidas han sido anunciadas en la página web del Obispado, donde también se felicita por el hallazgo de las reliquias, que datan de los primeros años del siglo XVII. Se trata de dos coronas, una que había sido desenroscada de la cabeza de la Virgen, y otra de menor tamaño, la del Niño Jesús, que fue arrancada violentamente, aunque no sufrió daños. Además de las joyas sustraídas, la patrona de los segovianos portaba en el momento del robo otras, que o bien no pudieron llevarse los ladrones por falta de tiempo o no suscitaron su interés. Una de ellas es un pectoral, posiblemente de oro, que fue elaborada en un taller de París.

Acto de desagravio en Madrid

El Centro Segoviano de Madrid ha decidido dedicar la misa de la Festividad de Santa Águeda del próximo domingo 5 de febrero, a desagraviar a la patrona de Segovia. De este modo, la ceremonia del Día de Santa Águeda que se celebre en el Centro, situado en la calle Alburquerque de Madrid, estará presidida por la imagen de la Virgen de la Fuencisla que se encuentra en el centro.

El presidente del Centro, Antonio Horcajo, anunció que la finalizar la ceremonia se leerá un escrito de repulsa, perdón y de ruego a la Virgen para que “siga asistiendo a los segovianos, estén donde estén, y a lo que tan profundamente ha entristecido la profanación”.