Desde la izquierda: Pedro Ruiz, Paula González, Rafael Herrero y la moderadora, María Coco.
Desde la izquierda: Pedro Ruiz, Paula González, Rafael Herrero y la moderadora, María Coco. / Kamarero
Publicidad

Dentro del ciclo #SomosdeSegovia, organizado desde la Concejalía de Juventud del Ayuntamiento de Segovia, tuvo lugar en la jornada de ayer la primera de las acciones bajo el título ‘Emprender: el valor de las ideas’. En este sentido y, según explicó la concejala de Juventud, Marta Gutiérrez, el objetivo perseguido fue el de conseguir que los testimonios de los tres emprendedores que participaron “sirvan de inspiración” para el numeroso público asistente es esta primera jornada.

Pedro Ruiz, director general de Pago de Carraovejas y Bodegas Ossian; Paula González, quien dirige ‘The Singular Olivia’, una de las firmas de cosmética natural referente en el panorama español y Rafael Herrero, creador y gerente de ‘921 Sneaker Store’, fueron los invitados e ilustradores sobre el mundo del emprendimiento. “Estas tres personas, como ocurre en matemáticas, tienen un denominador común que es Segovia”, comenzó María Coco, también emprendedora y periodista, encargada de moderar el evento.

Los participantes, por turnos, fueron desmontando sus empresas, desde la idea original, hasta el éxito del que pueden hacer alarde hoy en día.

Pedro Ruiz quiso señalar que él no es emprendedor, sino que “emprendedores fueron mis padres”. Sin embargo, desde que se hizo cargo de la dirección de las bodegas a los 24 años, muchos han sido los cambios y, sobre todo, progresos que, ayudado de su perspectiva de psicólogo, ha conseguido para su negocio. “Al principio éramos 20 personas con un viñedo de 80-90 hectáreas y ahora superamos los 100 empleados, 230 hectáreas en Pago de Carraovejas y más de 100 de Ossian”, comentó añadiendo que en este proyecto, que es más un reto familiar, ha aprendido que hay que echar horas pero, sobre todo, confiar mucho en el equipo, “dar facilidades a los empleados, motivarles y conseguir que ellos también tengan ilusión, ganas, inspiración y sientan orgullo de su trabajo”.

Paula estudió Publicidad en Segovia y, también en Segovia, se enamoró. En esos tiempos su padre, que tenía un proyecto similar al que sacó ella adelante en mente, murió. Así, “más por supervivencia que por vocación”, comenzó en el mundo de los jabones y las velas “sin experiencia y sin ninguna pretensión, en una tienda en la calle Velarde, donde no hay ningún bar Paco de referencia y moviéndome a través de internet”. Ahora cuenta con 150.000 seguidores en sus redes sociales, una tienda online y una tienda física en la plaza Doctor Laguna. “Por muy difícil que sea, al final se puede”, aconsejaba la propietaria de ‘The Singular Olivia’. “Pasamos de tener una oficina a tener una tienda y ahora esta empresa, que es más una microempresa ya que seguimos haciendo las cosas honestamente y dando pequeños pasitos”, dijo.

Rafael, por su parte, siempre ha sido un apasionado de la moda, las zapatillas y las nuevas tendencias y, tras trabajar en este área y de cara al público muchos años, se lió la manta a la cabeza y abrió ‘921 Sneaker Store’. “El éxito, para mí, es poder trabajar para mí mismo”, comentó añadiendo que cuando tuvo la posibilidad de aunar todas sus pasiones en una tienda en Segovia, tiró “para adelante”. “Yo quería traer las últimas tendencias a Segovia, al principio costó un poco, las grandes marcas no querían ofrecerme sus productos porque no confiaban en la ciudad y ahora están llamando a mi puerta”, sentenció.

Los tres llegaron a la conclusión de que las desventajas que puede tener Segovia, bien pueden ser puntos a favor para las nuevas empresas y no dudaron en animar a los segovianos a luchar por sus sueños como autónomos.