11-1kama_IE-University-Homenaje-Emilio-Illarregui-Carlos-de-la-Casa-Cesareo-Perez_KAM9889
La imagen de Emilio Illarregui en Tiermes acompañó las intervenciones de Cesáreo Pérez, Dominica Contreras, Miguel Larrañaga y Carlos de la Casa. / KAMARERO
Publicidad

En el Monasterio de Santa Cruz la Real, que tanto ha estudiado y tan bien conocía Emilio Illarregui Gómez, ha tenido lugar un acto de homenaje a este querido y admirado profesor y arqueólogo, fallecido el pasado mes de septiembre en el yacimiento de Tiermes (Soria).
La evocación de la figura de Emilio Illarregui, cuya presencia parece sentirse aún por las aulas y pasillos del campus de IE University donde impartía docencia, fue un acto de valor académico por la talla de las personalidades que participaron y por las aportaciones que se hicieron, pero sobre todo fue la exaltación de una “magnífica persona” que regaló generosidad en la investigación, en la enseñanza y en la amistad. Así lo testimoniaron Dominica Contreras y López de Ayala, Carlos de la Casa Martínez, Miguel Larrañaga Zulueta y Cesáreo Pérez González en la sala capitular del campus de Santa Cruz la Real— que de capitular no tiene nada, según repetía el homenajeado — donde se dieron cita, entre otros, representantes institucionales, directores de museos, profesores, arquitectos, historiadores y arqueólogos de distintas comunidades autónomas.

El relato de biografía y de la trayectoria profesional de Illarregui se mezcló con el detalle de anécdotas protagonizadas por un hombre alegre y entusiasta, y con experiencias muy personales que compartieron sus amigos, a veces con lágrimas y la voz entrecortada. Todos tuvieron palabras de afecto para los familiares y especialmente para su esposa María Pía Senet.

El vicerrector de IE University, Miguel Larrañaga, actúo como anfitrión y fue dando paso a las distintas intervenciones.
La marquesa de Lozoya, Dominica Contreras, escritora y humanista, recordó al amigo, su carácter y valores; y las palabras de la académica de San Quirce fueron reiteradas en las siguientes intervenciones. Al dibujar el retrato de Emilio Illarregui, Dominica Contreras remarcó especialmente su generosidad en todos los campos, —desde el intelectual hasta el más doméstico—, sentido del servicio, “capacidad de volcarse con los demás” y la humildad de un “profesional cultísimo que siempre ha aceptado las críticas”. “Era un ángel”.

Trabajo de campo

Para el doctor en Historia Medieval, Carlos de la Casa, que fue director General de Patrimonio y Promoción Cultural de la Junta de Castilla y León, Emilio era un arqueólogo, más de terreno, que de despacho y laboratorio. “De los que se manchan los zapatos continuamente y con esas botas que se manchó, llegó a Tiermes en el 2007 y no se ha marchado de allí”, comentó Carlos de la Casa remarcando que la labor que ha realizado el profesor de IE University en el asentamiento arévaco-romano “ha sido fundamental sobre todo por una cosa que a veces se olvida y es el mantenimiento del yacimiento”. Y siempre, “rodeado de alumnos” porque era un profesor que implicaba a sus estudiantes, fomentaba el trabajo en equipo y se dedicaba a ayudar a todos, según expuso doctor en Historia Medieval quien también habló de “un provocador nato”, un investigador que no se limitaba a su especialidad —arqueología romana y medieval y arqueología militar —y se abría a campos como la numismática y la epigrafía, daba valor al paisaje como elemento clave en el mundo del estudio del patrimonio cultural y se preocupaba de que los “trabajos académicos los pudiera entender todo el mundo”.

Cesáreo Pérez, director de la Unidad de Arqueología de IE Universidad se mostró muy emocionado al recordar al compañero con el que ha trabajado codo con codo. Al repasar la trayectoria de Emilio Illarregui hizo referencia a su etapa segoviana. El profesor Pérez González habla en presente de su amigo al comentar a este periódico que “Emilio lleva aquí desde 1997”. Muchos de los proyectos los ha desarrollado en Segovia, con segovianos y con alumnos de Arquitectura de esta Universidad, dijo el profesor de IE para añadir con dolor: “La etapa segoviana de Emilio ha sido la de la madurez, pero desgraciadamente se nos ha ido cuando más nos podía aportar de sus conocimientos y de su saber estar”.

El vicerrector Miguel Larrañaga demostró que el legado de Illarregui se va a mantener vivo con varias iniciativas que se sucederán en los próximos meses como la presentación en la próxima Feria de Arte y Patrimonio del ‘Plan de negocio para Tiermes’ en cuya elaboración se implicó directamente el profesor fallecido recientemente.

La hipótesis ‘emiliana’ de la cueva de Santo Domingo

Miguel Larrañaga y Cesáreo Pérez anunciaron la publicación de un libro monográfico dedicado al convento de Santa Cruz la Real. IE University sacará este libro en inglés y en español coincidiendo con la conmemoración del 800 aniversario de la llegada de Santo Domingo de Guzmán a Segovia en la Navidad de 1218.

La publicación, que ampliará el trabajo que ya hizo Francisco Egaña, incluirá estudios novedosos como la que Larrañaga llama la ‘hipótesis emiliana’ sobre la cueva de Santo Domingo. Según expuso el vicerrector de IE University, Emilio Illarregui sostenía que no existió la cueva en la que supuestamente Santo Domingo hizo penitencia al llegar a Segovia “sino que rezó en una ruina romana y después la ciudad le donó esas casas para construir la nueva comunidad”. Tal y como expuso Larrañaga esas ruinas pueden verse en el Aula de Arqueología del campus de Santa Cruz la Real. “Ahí están las ruinas de la primitiva iglesia románica y debajo hay una ruina romana” señaló el profesor Larrañaga.

Por otra parte, la revista Oppidum va a sacar un anejo dedicado a Emilio Illarregui el próximo año.