4_1-emergencias
Rescate del piloto de un parapente, herido en Arcones. / Imagen del servicio 112
Publicidad

El Servicio de Emergencias de 112 gestionó a lo largo de 2017 un total de 16.338 incidentes en Segovia, movilizando para su resolución a Bomberos, Guardia Civil, Policía Local, Policía Nacional o equipos sanitarios, según las características de cada suceso. La actividad provincial supone el 5,3% del total regional y se traduce en una media diaria de 45 intervenciones.

Cerca del 40 por ciento de las incidencias que han llegado a la central de llamadas 112 desde la provincia de Segovia han requerido asistencia sanitaria, bien en domicilio (3.764 casos), bien en vías públicas (2.289).

En el último balance anual dado a conocer este mes de febrero por la Junta de Castilla y León, destaca la gestión de operativos para afrontar 385 incendios, de los que 60 se han registrado en viviendas, 36 en vehículos, 78 en cultivos, 76 en mobiliario urbano, 63 forestales, 26 en cunetas, nueve en vertederos, ocho en instalaciones agrícolas y ganaderas, cinco en establecimientos públicos, cinco en industrias, uno en una residencia y uno en un parking así como otros de distinta índole. Han quedado registrados más de 650 avisos provocados por molestias de ruido, 243 por peleas y agresiones, una explosión, 24 búsquedas y 20 inundaciones.

En el ámbito de la movilidad y el tráfico, el 112 ha coordinado la actuación en 809 accidentes viales sin heridos, más otros 319 con heridos, 56 atropellos, 28 accidentes con personas atrapadas, y otros tres de autobús. El campo de actuación se extiende a rescates de montaña, así como asistencia en tres accidentes en la práctica de parapente o ala delta y otro aéreo, y varios sufridos en el ámbito laboral.

Doce años de asistencia

El análisis de las llamadas recibidas en la central de emergencias en 2017 muestra a sus responsables que “los ciudadanos saben utilizar y utilizan bien” el servicio que lleva implantado en Castilla y León desde febrero de 2002.

El 1-1-2 es el teléfono de emergencias que se debe marcar si se precisa atención sanitaria de urgencia, atención policial o la intervención de los grupos de rescate, salvamento o extinción de incendios. Está disponible las 24 horas del día los 365 días del año. Los ciudadanos pueden contactar con el 1-1-2 tanto desde un teléfono fijo como desde uno móvil, incluso en el caso de que su compañía operadora no disponga de cobertura, así como desde una cabina de telefonía pública, sin necesidad de utilizar monedas ni tarjetas.

El Centro de atención de llamadas 1-1-2 de Castilla y León tiene capacidad para el envío de avisos masivos a la población y para constituirse en teléfono de atención a familiares en incidentes con múltiples víctimas.

Monóxido y gas

El consejero de Fomento y Medio Ambiente, Juan Carlos Suárez-Quiñones, ha alzado la voz de alarma ante el aumento registrado en el número de incidencias, afectados y fallecidos por inhalación de monóxido de carbono o gas durante 2017 en Castilla y León, que se cifra en un incremento del 8,5 por ciento respecto del ejercicio anterior. Pese a las campañas realizadas para prevenir y evitar este tipo de incidentes, en 2017 el 112 contabilizó 152 incidentes, 235 afectados y siete fallecidos, frente a los 140, 195 y cuatro muertos registrados, respectivamente, en 2016.

Juan Carlos Suárez-Quiñones presentó la pasada semana en Valladolid el balance global de la actividad del Servicio de Emergencias 112 desplegada el pasado año, en el que se constata un incremento en el número de incidentes gestionados y una caída en cuanto a las llamadas atendidas. Así, en el primer caso el 112 gestionó el pasado año 304.229 incidentes, un 3,9 por ciento más que en 2016, equivalente a una media diaria de 834, mientras que el número de llamadas se situó en 1.228.342, un 3,4 por ciento menos, a razón de una por cada 25 segundos, con un tiempo medio de respuesta de 6,7 segundos y de gestión de la llamada, de un minuto.

En su comparecencia ante los medios, el consejero, en declaraciones recogidas por Europa Press, ensalzó el papel desempeñado por la Sala del 112 y su plantilla, equipo al que calificó como “uno de los pilares fundamentales de la seguridad de los ciudadanos de Castilla y León”, cuyo objetivo, añadió, es “atender en todo momento una situación de emergencia y dar una respuesta adecuada”.

Uno de los episodios que puso a prueba al operatividad del servicio se produjo la noche del 6 al 7 de enero de 2018 como consecuencia de la fuerte nevada caída y que dejó incomunicadas a miles de personas en la AP-6, en la provincia de Segovia. Esa noche se registraron picos de llamadas que se elevaron a las 800 en una hora y que marcaron un “hito histórico desde la creación de esta sala en 2002”, destacó Suárez-Quiñones, quien, ante las críticas de sobrecarga de trabajo recibidas entonces, reconoce que las situaciones de estrés sufridas por el personal tratarán de ser corregidas mediante la introducción de mejoras en el pliego de contratación.

En el balance regional de intervención del 112 hay registrados 15.900 accidentes viales sin heridos, 5.590 siniestros con víctimas en carretera, un millar de atropellos, más de 40.000 emergencias sanitarias, 10.100 incendios de todo tipo —762 en viviendas, 516 en vehículos y 2.978 forestales—, 257 rescates, entre ellos 174 en montaña, y 4.700 peleas y agresiones.

El Grupo de Rescate de la Junta de Castilla y León se ha activado en 2017 en 56 ocasiones. Las provincias en la que más intervenciones ha realizado son León, con 20; Ávila, con 17, y Burgos, con 7. Otras cinco intervenciones se realizaron en la provincia de Palencia y, finalmente, dos en las provincias de Segovia y Zamora y una en Soria, además de dos intervenciones fuera de la Comunidad.
Los viernes son los días que más avisos llegan a la central del 112, sobre todo, entre las seis y la siete de la tarde. El mes de agosto, y de forma especial la semana del 14 al 20, despunta en cuanto a actividad.