El Quinielazo

La administración número 8 de la capital sella uno de los ocho boletos acertantes del Pleno al 15, con un premio de 806,127 euros, el mayor que el juego de la Quiniela deja en Segovia.

Nadie conoce su identidad. Es más, “es posible que él todavía ni lo sepa, por aquí no ha venido y no creo que lo haga”, aseguraba ayer José Ramón González, que regenta la administración de loterías número 8, ubicada en la Plaza del Alto de los Leones. El establecimiento — que fue abierto 1980 para comercializar la quiniela y que después, hace unos 17 años, comenzó a vender lotería y demás boletos de juegos del estado—, selló uno de los ocho boletos del ‘Pleno al 15’ de la novena jornada de la Quiniela. Cada uno de los ocho acertantes se llevarán, con el premio acumulado de catorce, 806.127,08 euros. Los ocho boletos ganadores fueron validados, además de en Segovia, en Guadalajara, Algeciras (Cádiz), Móstoles (Madrid) Cumit (Tarragona), Castellón de la Plana (Castellón) y Madrid.

José Ramón González, que regenta el despacho de lotería junto con su hermana Emilia, sostiene que nunca había sellado un boleto de la quiniela con un premio tan grande. Lo que no sabía ayer es que se trataba del mayor premio que el juego de la Quiniela en todo su historia, desde 1946, ha dejado en Segovia. Hasta ahora, el premio mayor correspondía a un boleto que se selló el 28 de marzo de 2004, en el que fuera Estanco de Valle, junto a la Plaza Mayor, por un importe de 796.544 euros, según informaron ayer fuentes de la delegación en Segovia de Loterías y Apuestas del Estado (LAE).

Entre los clientes de la administración segoviana cundía ayer la curiosidad por saber la identidad del acertante. “Aquí viene mucha gente del barrio, no es una zona turística, así que, perfectamente, puede ser alguien que viva cerca”, especulaba el lotero. Su hermana, Emilia González, mantiene que por el tipo de apuesta del boleto afortunado — de 8 apuestas múltiple, con 3 dobles— el afortunado “puede ser cualquiera, no tiene porqué ser una peña”. “Es un tipo de apuesta muy común [cuesta 4 euros], lo que no es normal es el premio, porque esas cantidades tan altas suelen llevárselas las peñas, que sellan boletos de apuestas más altas”, añade el regente de la administración.

Hortensia, cliente de la administración, perteneciente a una peña que juega a La Quiniela todas las semanas, se lamentaba de no haber sido la afortunada, aunque mostraba sus esperanzas en que lo fuera la mujer que selló un boleto en su presencia junto a su hijo. “Vino una madre con su hijo, al que acababa de comprar los libros, y le dijo al niño que hiciera una quiniela, y que si le tocaba le compraría el chandal y las zapatillas, ojala sea la quiniela premiada”, apuntó ayer la mujer.

El tópico de que cuanto menos se sabe de fútbol, más posibilidades tiene de acertar la quiniela, puede haberse producido en este caso. Y es que, curiosamente, en esta jornada no ha habido ningún pronóstico (2) en los resultados de La Quiniela. No es fácil que ningún visitante fuera capaz de ganar en campo contrario. Hubo seis empates (X) y nueve victorias en casa de los equipos (1), incluído el que decidía el Pleno al 15.

Tanto José Ramón como Emilia, que sucedieron a su madre, Ascensión Gómez, en la regencia de la administración, se mostraron ayer convencidos de que este premio de La Quiniela “es un ensayo para futuros sorteos, como el de Navidad, porque nuestra misión es repartir premios”, afirman.

Además de este “Quinielazo”, la administración número 8 de Segovia ha repartido, recientemente, varios premios de cuantía importante. En 2 abril de 2005, repartió cerca de 8 millones de euros del Gordo correspondiente al sorteo especial de Lotería Nacional, dedicado a la lucha contra el Cáncer. Asimismo, el 4 de marzo de 2006, un bar de Prádena repartió 500.000 euros del sorteo especial de Lotería Nacional de Cruz Roja. Las diez series del tercer premio fueron vendidas íntegramente en la administración número 8. También se han sellado varios boletos de Lotería Primitiva que fueron premiados, como uno de 33.000 euros (5+C), en 2010 y otro de 114.000 euros (5+C), en 2006.

FuenteSergio Arribas 
Compartir