El PP pide a Arahuetes que aclare su presunto impago de la tasa de la grúa

Los populares sostienen que el propio alcalde se personó con uno de sus hijos en el depósito municipal y retiró el coche que conduce su mujer sin abonar previamente las tarifas del servicio

1

El grupo municipal del PP ha pedido al alcalde, Pedro Arahuetes, que explique si efectivamente, como así sostienen los populares, el regidor retiró el coche que conduce su mujer del depósito municipal sin abonar con anterioridad las correspondientes tasas de la grúa.

Según ha podido saber EL ADELANTADO por varias fuentes del grupo popular, el PP ha pedido ya por escrito «información y explicaciones» sobre los hechos acaecidos en relación al incidente del vehículo que conduce la esposa del alcalde, que se había llevado la grúa por estar aparcado indebidamente y que retiró él personalmente del depósito de la grúa, sin pagar las tasas correspondientes, según afirman los populares.

En síntesis, y según fuentes del propio grupo popular, los hechos se produjeron el pasado martes 15 de octubre, día laborable, a las 8 de la mañana. Según el PP, un vehículo se encontraba «indebidamente aparcado» en la Plaza de los Espejos, en concreto, en una zona con prohibición de aparcamiento de 8 a 15 horas, excepto para vehículos autorizados.

Siempre según la versión ofrecida por el grupo popular a este periódico, funcionarios de una de las administraciones cercanas avisaron a la grúa municipal. La Policía Local, «viendo que el vehículo no tenía ningún elemento acreditativo que le permitiera aparcar en ese lugar», procedió a la retirada del vehículo sobre las 8,45 horas y lo traslado al depósito municipal de vehículos, ubicado en los bajos de la campa de la estación de autobuses, en el Paseo de Ezequiel González.

Según el PP, cuando el vehículo ya se encontraba en el depósito municipal, se recibió en las oficinas de esta instalación una llamada telefónica de la dirección de la empresa concesionaria, Setex Aparki S.A., indicando que el vehículo retirado por la grúa era el vehículo de la esposa del alcalde, que pasarían a por él y que debían liberarlo sin pagar la sanción de la grúa.

Entre las 14.00 y 15.00 horas del mismo día, según el relato de los populares, el alcalde de Segovia se presentó en el depósito de la grúa, en el coche oficial del Ayuntamiento de Segovia acompañado por uno de sus hijos, e identificándose, solicitó retirar el vehículo sin antes haber pagado la sanción. «Estaba molesto y enfadado por el hecho de que se hubiera conocido que el vehículo que retiraba era el de su mujer», según señalaron estas mismas fuentes del PP.

El PP mantiene que a continuación, se le hizo firmar la retirada del vehículo sin haber abonado previamente la sanción impuesta, y se le permitió la retirada del vehículo, ante la indicación recibida por parte de la dirección de la empresa concesionaria. A este respecto, estas mismas fuentes del grupo popular recalcan que «cualquier ciudadano pagaría, aparte de las tasas por retirada y traslado de vehículos y por permanencia en el depósito municipal, una sanción por la infracción de aparcamiento en lugar indebido».

Tres días después del episodio, el viernes día 18, el concejal responsable de tráfico en el grupo popular se presentó en las dependencias de la Policía Local, solicitando ver —»sólo ver, porque no pidió copia ni una fotocopia», afirman desde el PP— el expediente en cuestión, que le fue denegado. Los populares sostienen que al concejal se le indicó que lo solicitara por escrito. La jefatura policial tiene órdenes expresas de la Secretaria General del Ayuntamiento de seguir este procedimiento, dado que se trata de un expediente sancionador.

El grupo municipal del PP, según ha podido saber este diario, ha solicitado «por escrito» al alcalde, a la concejala de Tráfico, María José de Andrés, al jefe de la Policía Local, Julio Rodríguez, y a los responsables de la empresa concesionaria del servicio de grúa y depósito de vehículos, Setex Aparki S.A., una copia de todo el expediente sancionador y de toda la información asociada al traslado, posterior depósito del vehículo y retirada del coche, «así como de todos los detalles de este episodio para obtener la información y explicaciones necesarias», indican desde el PP.

«El alcalde cree que el Ayuntamiento es su cortijo y que puede hacer lo que quiera, como puede observarse en cada pleno municipal; pero se trata de un hecho, que de confirmarse, sería muy grave, ya que supondría una absoluta burla a los segovianos y un abuso de su condición pública inaceptable», afirman las mismas fuentes del grupo popular.

En cualquier caso, el grupo municipal popular solicita al alcalde que, urgentemente, «aclare todo lo ocurrido y desde los distintos negociados municipales y empresas concesionarias se facilite toda la información para aclarar este asunto cuanto antes».

¿Error policial?

Fuentes próximas al equipo de Gobierno (PSOE) ofrecieron ayer a este diario una explicación del episodio que dista mucho de la versión ofrecida por el PP, al que acusan de «intentar intoxicar» y de querer «manchar la figura de Arahuetes, una persona de honradez intachable». Según estas fuentes, el coche que fue retirado por la grúa es utilizado por el alcalde y, en consecuencia, tiene asignado una tarjeta que le permite aparcar en zonas reservadas para autoridades.

Al parecer, y según esta versión, la tarjeta que autorizaba el estacionamiento en la Plaza de los Espejos estaba colocada en el vehículo, aunque el agente de Policía Local que acompaña al conductor de la grúa no la vió y por eso impuso la sanción y ordenó su retirada. Al tratarse, siempre según esta versión, de un error policial, el alcalde pudo retirar el coche sin abonar tasa alguna. En este sentido, el expediente sancionador también se habría anulado.