El pleno aprueba un presupuesto de 85 millones con la oposición del PP

Dos horas y media. El cruce de acusaciones entre Juan Cruz Aragoneses y Beatriz Escudero protagonizó buena parte de las dos horas y media de debate. “Los mejores posibles”. El alcalde definió el plan económico como el mejor posible y aseguró que servirá a Segovia “para afrontar el futuro”

0

El pleno del Ayuntamiento de Segovia aprobó en la tarde de ayer, tras cerca de dos horas y media de debate y con el voto en contra de los doce concejales del Partido Popular, el proyecto de Presupuestos municipales para 2010 elaborados por el equipo de Gobierno socialista, unas cuentas que alcanzan los 85.203.139 euros, con una reducción del 0,26 por ciento respecto a las cuentas de este ejercicio 2009.

Después de algo menos de media hora analizando asuntos de trámite que no generaron ningún tipo de debate, el punto décimo séptimo del orden del día del pleno ordinario de diciembre se abría, en torno a las cinco y media de la tarde, con la intervención del alcalde de la ciudad, Pedro Arahuetes, que presentaba unos presupuestos que “afrontan los retos del presente y preparan a Segovia para el futuro, ya que en los últimos seis años hemos realizado en Segovia la mayor transformación urbana en la historia de la democracia municipal de nuestra ciudad”, expuso.

Además de repasar algunos de los capítulos más importantes del Presupuesto, y de subrayar que se trata de “la mejor propuesta posible”, Arahuetes apuntó que estas cuentas “favorecen las políticas públicas, manteniendo los servicios y fomentando la innovación y la creación de trabajo e invirtiendo en la transformación de la ciudad para afrontar el futuro”.

Tras el discurso del alcalde, en un tono bastante institucional, centraron el debate los portavoces de PSOE, Juan Cruz Aragoneses, y PP, Beatriz Escudero, más de dos horas de intervenciones que oscilaron entre los reproches, los desencuentros y la aridez de unos números que, lejos de ser fríos y objetivos, equipo de Gobierno y oposición ven de forma muy distinta.

La portavoz del PP, que por la mañana había solicitado un aplazamiento del pleno hasta dentro de quince días, por considerar que su grupo no ha tenido tiempo suficiente para estudiar la documentación, afeó a Aragoneses, también concejal de Hacienda, la tramitación “irresponsable, poco seria, precipitada y desorganizada” que se ha seguido, recordando que la primera documentación la recibieron 13 días antes del pleno y la última apenas siete horas antes, lo que obligó a ratificar el orden del día antes del comienzo, una situación “que roza lo tramposo”, dijo.

Escudero reseñó que los Presupuestos contemplan “un incremento en la recaudación del IBI del seis por ciento y una recaudación por multas de más de medio millón por encima de la cantidad de este año”, además de no incluir partidas para “proyectos fundamentales para la ciudad, como el palacio de congresos, el proyecto museístico de la Casa de la Moneda, ni para movilidad urbana”.

Escudero apuntó además que los Presupuestos para el año que viene “no son creíbles, a la vista de la falta de ejecución de los de años anteriores”, en torno al 60 por ciento en este ejercicio de 2009, según el dato que proporcionó, y habló de un endeudamiento municipal del 99 por ciento, cifra que fue negada por Aragoneses, quien lo fijó en un 66 por ciento a 31 de diciembre.

Por su parte Juan Cruz Aragoneses comenzó su intervención asegurando que el PP “vive en una ciudad penosa y gris, deseando que todo vaya mal, y luego está la ciudad real, la nuestra, que es en la que se hacen cosas”. No fueron estos los únicos ‘piropos’ que Aragoneses dedicó a Escudero, a quien tachó de “demagoga”, mientras ella le acusaba de no saber hacer los presupuestos, de intentar “ocultar algo” con una tramitación tan rápida e incluso de haber perdido un millón de euros en alguna de las partidas.

El concejal de Hacienda aseguró que este Presupuesto de 2010 “es ambicioso, optimista y da seguridad y esperanza a los ciudadanos”, añadiendo que responden “a un modelo de ciudad más social, con ayuda a los que más lo necesitan; con una apuesta por el empleo y la tecnología, con proyectos como el CAT; por la cultura; y por la consolidación de los servicios básicos”.

Aragoneses, que negó que la oposición haya tenido poco tiempo para estudiar los Presupuestos, (“pero para eso hay que trabajar”, apostilló), hizo un exhaustivo repaso del plan de inversión, en el que destacan proyectos como la ampliación del cementerio; la renovación de las calles Echar Piedra o San Nicolás, la plaza de Espronceda o el Parque del Peñascal; y una importante inversión en los Aris de San José, las Canonjías y la Judería.

Además, de manera gráfica el concejal de Hacienda, explicó que, de cada cien euros del Presupuesto de 2010, 26 se destinan a servicios esenciales (como transporte, basuras o abastecimiento de agua); 19 a servicios sociales; 16,5 a infraestructuras, arreglo de calles y espacios públicos; doce a gastos generales de administración; y 8,5 a Cultura, Patrimonio y Turismo.