El plan municipal para evitar la desnutrición infantil arranca con nueve menores

Un total de 18 niños de familias sin recursos han sido ya inscritos en el campamento de verano donde recibirán una alimentación saludable.

Un total de 9 niños, procedentes de familias sin recursos, disfrutan ya a diario de una comida saludable, además de compartir juegos y actividades de ocio junto con otra treintena de niños, gracias al plan municipal para evitar la desnutrición infantil puesto en marcha por el Ayuntamiento para los meses de julio y agosto. Se trata, según recordó ayer el concejal de Servicios Sociales, Andrés Torquemada, de que niños de familias con dificultades económicas puedan recibir una alimentación saludable, al mismo tiempo que comparten con otros menores diversas actividades de ocio. Los niños acuden al campamento por la mañana, disfrutan de las actividades y luego reciben la comida, a base de productos frescos y saludables, antes de regresar al hogar; o bien llegan al campamento a la hora de comer y después disfrutan de los talleres programados.

En esta primera quincena del mes de julio están participando 9 niños de familias sin recursos, si bien ya están inscritos, para las siguientes quincenas, hasta el mes de agosto, otra decena, por lo que el programa permitirá, por el momento, asegurar el alimento a 18 menores. Torquemada explicó que los trabajadores de los CEAS detectaron que unos 50 niños eran potenciales beneficiarios de esta ayuda. No obstante, “no todas las familias han decidido que los niños acudan todo el verano ni todo el tiempo completo”; mientras que también “hay familias que prefieren una atención en el domicilio y no mandar al niño al campamento”. El concejal aclaró que todos los niños, participen o no en el campamento, son atendidos por los Servicios Sociales en sus hogares y que, en consecuencia, “tienen asegurado el desayuno, la comida y la cena”. “Con independencia de que participen en el campamento, se les asiste también en sus domicilios, y no solo de alimento, también en asuntos de ropa e higiene”, añadió.

El responsable de Servicios Sociales indicó que el programa está abierto a más incorporaciones. “En un principio hablamos entre 40 ó 50 niños potenciales de beneficiarse de este programa, no creo que lleguemos a esas cifras, hay familias, sobre todo inmigrantes, que prefieren otras alternativas, la atención al domicilio, creo que serán unos 25 en todo el verano”, dijo Torquemada, quien insistió en que el programa busca asegurar la alimentación infantil en un entorno “integrador y normalizado”.

Los talleres se desarrollarán entre el 1 de julio y el 31 de agosto y formarán parte de las actividades de ocio compartido que se desarrollarán en un centro de la ciudad, que Torquemada eludió desvelar para proteger la identidad de aquellos niños procedentes de familias sin recursos. El programa municipal contempla un gasto de 250 euros por niño; si bien la propia alcaldesa, Clara Luquero, aseguró que atender las necesidades de alimentación era una “prioridad” y “se gastará lo que haga falta”.

FuenteS.A. 
Compartir