El plan de convivencia y seguridad escolar estrecha el cerco al ciberacoso

Policía y Guardia Civil incrementan un 25 por ciento las horas de vigilancia en los entornos de los colegios e institutos de Castilla y León. El delegado del Gobierno y el consejero de Educación entregan diplomas a las asociaciones y centros que siguen las acciones preventivas.

0

El Plan para la Convivencia y Mejora de la Seguridad en los Centros Educativos y Entorno de Castilla y León 2014-2015 centra sus actuaciones en prevenir y perseguir el ciberacoso, atendiendo a la fuerza que los canales informáticos han alcanzado en el ámbito de las relaciones sociales de los menores y a los nuevos retos que su uso y abuso plantean para las familias y los educadores.

El delegado del Gobierno en Castilla y León, Ramiro Ruiz Medrano, aseguró ayer en Segovia que en la nueva edición del plan regional se apuesta por “la especialización de nuestras Fuerzas y Cuerpos de Seguridad en materia de ciberseguridad, porque ahora mismo, el nuevo escenario de las ciberrelaciones con amigos, compañeros de estudios o familia, gira alrededor de las redes sociales”. En este sentido, Ruiz Medrano, destacó la puesta a disposición de la actividad Chaval.es, cuya misión es coordinar recursos legales, educativos y policiales para la protección de la infancia en Internet, así como la ‘Agenda Digital para España’, que impulsará la confianza digital bajo criterios de seguridad.

La presentación del Plan 2014-2015 tuvo lugar ayer, en el IES María Moliner, — centro ganador del Premio Nacional de Convivencia Escolar 2009-2010— en un acto al que asistieron también el consejero de Educación, Juan José Mateos; el jefe superior de la Policía en la Región, Manuel Javier Peña; el coronel Clemente García, jefe de zona de la Guardia Civil; autoridades de la provincia, así como representantes de centros educativos.

El Plan para la Convivencia y Mejora de la Seguridad en los Centros Educativos y Entorno de Castilla y León es una iniciativa en la que están implicados los ministerios de Educación, Interior y Sanidad con el fin de evitar situaciones como acoso escolar, vandalismo, racismo o violencia de género. Participan, además la Junta de Castilla y León, la Policía y la Guardia Civil, así como casi 800 centros educativos de la Comunidad.

El balance del plan 2013-2014 muestra que las horas de vigilancia policial en las inmediaciones de los centros escolares de Castilla y León se incrementaron en un 25,5 por ciento, lo que supone que los agentes dedicaron 31.373 horas a estos entornos con el fin de prevenir delitos. En la provincia de Segovia, donde están implicados 109 centros educativos, el pasado curso se llevaron a cabo 1.936 horas de vigilancia, 1.311 de ellas a cargo de la Guardia Civil y 625 de la Policía Nacional. Además, se celebraron 109 charlas a alumnos; 246 reuniones con docentes, y 36 encuentros con Ampas.

Ruiz Medrano remarcó que este proyecto, iniciado en 2013, no se limita a aumentar la vigilancia policial y garantizar de forma pasiva la seguridad de lo más pequeños, sino que “va más allá”, pues implica a toda la comunidad educativa en un proceso en el que se establecen mecanismos pedagógicos para que educadores, padres, madres y alumnos sepan cómo actuar ante situaciones de riesgo para la seguridad de los menores.

En su intervención ante profesores, alumnos, agentes de seguridad y representantes institucionales, el delegado explicó que la iniciativa persigue prevenir el acoso escolar, las bandas juveniles, el acceso a drogas y alcohol, el vandalismo, la violencia sobre la mujer, la xenofobia y el racismo, además de fomentar la denuncia de los casos de explotación sexual en la infancia. Para conseguirlo, aparte de la vigilancia en el entorno escolar, se forma a los alumnos en el respeto a los derechos y libertades fundamentales, así como en los valores de dignidad e igualdad entre hombres y mujeres.

El consejero de Educación manifestó que para la Junta de Castilla y León “la convivencia es una pieza importante para lograr la excelencia educativa, una condición sine qua non para elevar la calidad de nuestra enseñanza”. “Porque —añadió Mateos— por encima de los contenidos científicos y por encima de las metodologías pedagógicas están siempre los escolares, los jóvenes ciudadanos en proceso de formación.