El periodista Javier Martín Mesa habló de recuerdos, vecinos y actualidad en el pregón del Salvador

Fernando Ortiz y Llanos Monreal, del Nuevo Mester de Juglaría, actúan hoy en el barrio

7

“¡El pregonero se despide, que no hay mal que por bien no venga, que viva la fiesta, la jota, la gaita y también nuestra cigüeña!”. Con estas palabras se despedía ayer el periodista deportivo Javier Martín Mesa después de pronunciar un pregón ante vecinos del barrio del Salvador y de Segovia en el que invitó a participar en las actividades programadas por la Asociación de Vecinos ‘Justo y Pastor’.

El responsable de la información deportiva de EL ADELANTADO DE SEGOVIA y presidente de la Asociación Segoviana de Prensa Deportiva pronunció un pregón ameno en el que tuvo palabras para el recuerdo, para los vecinos y también para la actualidad, con buen humor y talante festivo.

“Ahora, cuando los años de mi adolescencia ya sólo son un recuerdo, y los de mi juventud comienzan a escaparse, este pregón me ha hecho pensar en lo mejor de mi barrio, antes multicolor y ahora pintado de azul… y gracias porque me cuentan los del casco antiguo que el verde sale un poco más caro”, afirmó en un momento para volverse reivindicativo poco después señalando “el campo de golf en el que se han convertido algunas de nuestras calles”, como consecuencia de las obras del parking de Padre Claret.

Cariñoso con el que es su barrio, Martín Mesa no dudó al asegurar que “me gusta que todo se modernice, pero me gusta más que las cosas buenas nunca cambien. Por eso me gusta mi barrio, me gusta el Acueducto que es tan nuestro que nunca nos ha importado hacerle universal, me gusta la Plaza, en la que todos caben, me gusta el Vía Crucis que hacemos en Semana Santa, me gusta mi equipo de Los Galos del Salvador, y me gusta la iglesia en la que me casó don Desi y en la que Nuria y yo bautizamos a nuestros dos hijos. Me gustan tantas cosas de mi barrio que tardaría horas en contarlas todas”.

Recalcó que lo mejor del barrio del Salvador siguen siendo las personas, “un patrimonio humano difícil de igualar”. Por ese motivo sostuvo que “quizá por ello nuestras fiestas sean tan necesarias, porque de vez en cuando nos gusta juntarnos y tomarnos una limonada al son de la dulzaina y el tamboril, o jugar al mus, o saborear el chocolate con churros, y charlar de nosotros y de nuestro barrio, de hablar del pasado mientras vivimos el presente y nos ilusionamos con el futuro”.

Precisamente, durante este fin de semana se concentran la mayor parte de las actividades festivas programadas por la Asociación de Vecinos ‘Justo y Pastor’, algunas de las cuales empezaron antes incluso que el pregón, como juegos tradicionales o campeonatos de juegos de cartas y deportes autóctonos, entre otras.

Si anoche, tras el pregón, el grupo Metales (formado por profesores del Conservatorio) ofreció un concierto, esta noche les toca el turno a Fernando Ortiz y Llanos Monreal, con romances tradicionales.

Además, al mediodía puede visitarse una exposición de fotografías de Mario Antón Lobo en los locales parroquiales.