El parque de bomberos se sitúa entre los mejor equipados de España

El jefe de este servicio municipal, José Luis del Pozo, asegura que “en este momento somos la envidia de otros parques por los medios con los que contamos en Segovia”

Mucho han cambiado las cosas desde 1967, hace ya más de cuatro décadas, cuando el Ayuntamiento de Segovia inauguraba un parque de bomberos en la avenida de Padre Claret con seis bomberos y dos vehículos anti-incendios. Desde finales del pasado mes de mayo, los 44 bomberos que forman ahora la plantilla están instalados —a falta de pequeños detalles— en el barrio de Nueva Segovia, en un edificio de nueva construcción a la medida de sus necesidades, aunque todavía se trata de una subfase del que será complejo de Protección Civil, Bomberos y Policía Local.

La concejala Paloma Maroto, que dirige el área de Medio Ambiente y Protección Civil, recalca el esfuerzo realizado con esta construcción —sufragada con fondos municipales y de la Junta de Castilla y León— como uno de los principales logros de la anterior legislatura, mientras José Luis del Pozo, jefe del servicio —que agrupa extinción de incendios, prevención, formación y asistencia técnica en materia de protección civil— asegura que en este momento, no sólo por las instalaciones recién estrenadas sino también por el equipamiento, “somos la envidia del resto de parques de bomberos”.

Maroto y Del Pozo añaden que era una mejora “necesaria, importantísima” y una vieja reivindicación porque las instalaciones anteriores se habían quedado obsoletas.

Además de la modernidad del nuevo edificio, en el que destaca la luz natural y la ventilación, así como las más punteras medidas de seguridad, el jefe del servicio indica también los medios materiales con los que cuenta el parque, desde los quince vehículos, catorce de ellos de intervención, al resto del equipamiento.

Sobre los primeros, afirma que se trata “de una flota muy moderna —el último vehículo, un camión autobomba para rescate en altura, lo recibieron en marzo— polifacética y completa, ya que cada uno tiene una especialización y está adecuado para desenvolverse en medios distintos, desde el casco histórico de la ciudad a terrenos forestales o para intervenir en la excarcelación de heridos en accidentes de tráfico.

Parte del material, “de vanguardia”, según puntualiza Del Pozo, se ha obtenido gracias a los convenios que el Ayuntamiento tiene suscritos con entidades como la Diputación y, a cambio, su presencia puede ser requerida en cualquier punto de la provincia.

De cara al curso que viene, la concejala y el jefe de servicio destacan que está previsto un programa formativo, no únicamente para los bomberos, también para el resto de la sociedad. Para ello vendrá bien el aula formativa con que cuenta el nuevo edificio, dotado de proyector, pantalla, televisión, wifi, etc.

Instalaciones modernas

Desde el vestíbulo a los hangares, el nuevo parque de bomberos, situado en el barrio de Nueva Segovia, está pensado para una respuesta rápida y segura. Los vehículos están colocados en un espacioso hangar (foto 1) frente a puertas con un sofisticado sistema de seguridad doble (célula de movimiento y a banda de seguridad que la hace retroceder ante la más mínima presión).

Una de las joyas de la instalación es un laberinto para simular intervenciones prácticas (foto 2). El jefe del cuerpo de bomberos, José Luis del Pozo, asegura que se trata “de la galería de simulación más grande de España, con 83 metros de recorrido y además modificable, ya que es modular, para que no pueda memorizarse”. Está situada en la planta sótano, en un espacio estanco que se puede inundar de humo y, con un programa manejado desde un centro de control, se incorporar ruido (de derrumbe, de llamas, etc), se sube la temperatura hasta 70º ó 90º con un calentador trifásico, luces de destello, etc.

El parque cuenta con gimnasio (foto 3), una zona de paso obligado con material básico (cargadores, linternas, cámaras… (foto 4), almacenes (foto 5), centro de comunicaciones con la plataforma del Emergencias del 112 (foto 6), zonas de descanso, lavandería, taquillas, aseos, cocina (foto 7) y comedor, así como despachos, como el de la foto 8, en el que despachan la concejala y Del Pozo.

FuenteGONZALO AYUSO 
Compartir