El padrón, según y cómo

Asenjo, de Palazuelos, recalca la política de crecimiento sostenible en el municipio mientras Palomar, de Ayllón, y Sanz, de Cantalejo, confían, al menos, en mantener población.

0

En el vino que el PSOE de Segovia ofreció a los profesionales de los medios de comunicación locales el alcalde de El Espinar, el socialista David Rubio, hizo notar a algunos colegas periodistas que el suyo es ya el segundo municipio de la provincia en población, de acuerdo con las cifras que contiene el último padrón oficial aprobado por el Gobierno el pasado diciembre, el de 1 de enero de 2010.

Obviamente, para un alcalde siempre es motivo de orgullo y satisfacción que su pueblo crezca y así de ancho se le veía a Rubio estos días, mientras otros, donde la población empadronada ha descendido, como la capital segoviana, Cantalejo o Ayllón, intentan llevarse el ascua a su sardina con variados argumentos que semejan a los de los entrenadores de fútbol después de una derrota.

En el caso del alcalde cantalejano, José Antonio Sanz (PP), empieza señalando que, según los datos que maneja el Ayuntamiento de la ciudad briquera, el padrón “en principio ha crecido algo, aunque el INE puede haber depurado las cifras, principalmente de población extranjera”. Hay que reconocer que Cantalejo es uno de los municipios con mayor porcentaje de inmigrantes de otros países, alrededor del 16% y que esta población es la más propensa a moverse de un lugar a otro.

Domingo Asenjo (IU), por su parte, además de destacar que hay mucha población joven que ha decidido en los últimos años vivir en alguno de los núcleos de población de Palazuelos de Eresma, indica que no todos se empadronan, aunque desde el Ayuntamiento se les incentiva para que lo hagan, por ejemplo, a través de bonificaciones en el transporte interurbano, antes de que se pusiera en marcha el metropolitano, o dándoles prioridad y facilidades económicas en el uso de servicios municipales deportivos, culturales y sociales. Añade también una política de vivienda protegida que permite adquirir residencias más baratas que en la capital segoviana.

Por su parte, la alcaldesa de Ayllón, Sonia Palomar (PP), que ayer mismo había recibido una carta del INE donde se comunicaba la cifra del padrón, señala que los datos actuales del Ayuntamiento son mejores y la población de la villa se encuentra más próxima a los 1.400 vecinos que a los 1.387 que maneja el citado Instituto.

Además, se muestra optimista de cara al futuro —el Ayuntamiento tiene en proyecto un polígono industrial— porque cree en las ventajas que ofrece el medio rural frente al urbano.

Segovia capital.- Desde la Alcaldía de Segovia el mensaje ayer era que en las próximas semanas el alcalde, Pedro Arahuetes, dará a conocer los datos del padrón actualizados a enero de 2011, por lo que el descenso de más de 900 empadronados que recoge el oficial de 2010, respecto al anterior, puede no corresponderse con la realidad del municipio.

Recordaba también que en estos datos hay siempre un tira y afloja con el INE, que es el encargado de supervisar, por Ley, que no hay registros repetidos o erróneos en el padrón de un municipio.

En cualquier caso, el alcalde, Pedro Arahuetes, asegura que las competencias en materia de población —fijar población en la Comunidad— corresponden a la Junta de Castilla y León y que desde la entrada de los socialistas en el consistorio en 2003 la población del municipio ha alcanzado sus cotas más altas, mientras que en los años noventa, cuando gobernaba Ramón Escobar, con el Partido Popular, la provincia crecía en vecinos, mientras en la capital estos descendían.

En la actualidad, además, está abierto el proceso para la confección del censo electoral, de cara a las elecciones municipales del próximo mes de mayo, por lo que es posible que algunos ciudadanos, principalmente extranjeros, se empadronen, si aún no lo han hecho, para poder ejercer su derecho a voto.