El Nuncio del Vaticano presidirá el acto de imposición de las coronas

Técnicos del Centro de Conservación y Restauración de Bienes Culturales colocaron ayer la mano del Niño que le había sido arrancada a la escultura el día del robo el 20 de enero

2

El nuncio del Vaticano en España, Renzo Fratini, participará en la imposición de la corona robada a la Virgen de la Fuencisla, en un acto que tendrá lugar el próximo 4 de marzo en la Catedral, según anunció ayer el obispo de Segovia, Ángel Rubio.

El representante del Vaticano ha sido invitado a participar en este acto por el máximo representante de la Diócesis, Ángel Rubio. Junto a él también han sido invitadas otras autoridades católicas y civiles para dar mayor realce al acto de desagravio, tras el robo cometido el pasado día 20 de enero.

El acto tendrá lugar en la Catedral en una ceremonia que comenzará a las cinco de la tarde. “La Virgen llegará al centro catedralicio para aclamarla y decirla que algunos te ultrajaron, pero somos muchos más los que te alabamos como madre y te queremos como reina”, señaló ayer el prelado. “Pudieron arrebatar su corona, pero nunca podrán arrebatarnos la fe, el amor, el fervor y el respeto que sentimos todos los segovianos”, añadió Ángel Rubio, que participará con el Nuncio en el acto de imposición de la corona.

Al terminar la celebración, la Virgen será llevada procesionalmente hasta el Santuario, según los detalles dados a conocer por el obispo.

La devolución de la corona a la imagen de la patrona de Segovia se realizará tras haber sido sometidas las joyas sustraídas a un proceso de revisión en un taller de orfebrería segoviano, una vez que sufrieron pequeños daños con motivo del robo. Al margen de las coronas que le fueron arrebatadas a la Virgen y al Niño que ésta sostiene en su regazo, también le fue arrancada la mano a la figura del Niño pensando que el orbe que sujetaba era de oro, y que fue encontrada junto a las coronas.

Precisamente ayer viernes se llevó a cabo el acto de incorporación de la mano arrancada al Niño. En estas labores de restauración participaron dos especialistas del Centro de Restauración de Bienes Culturales de la Junta de Castilla y León, con sede en Simancas (Valladolid).

Los dos técnicos estuvieron acompañados durante toda la mañana por el subdelegado de Patrimonio del Obispado, Antonio Franco; y por miembros de la Cofradía y la Junta Rectora. Al término de su labor se acercó a ver el resultado del trabajo el delegado diocesano de Patrimonio, Miguel Ángel Barbado. Durante las labores, la imagen permaneció tapada con una tela negra y no se permitió el acceso a los medios de comunicación con el argumento de evitar que se interfiriera en el trabajo de los restauradores.

Entretanto, las dos coronas, la de la Virgen y la del Niño, han sido revisadas y sometidas a pequeños retoques en un taller de orfebrería, antes de su reposición que tendrá lugar el 4 de marzo.

La entrega de las coronas y la mano del Niño tuvo lugar el pasado 25 de enero, horas después de haber sido localizadas por la Policía. La entrega la hizo el delegado del Gobierno en Castilla y León, Ramiro Ruiz Medrano, al obispo de Segovia, Ángel Rubio Castro, en un acto que se desarrolló en la Comisaría de Policía de Segovia.