El Estado pagará 137.000 euros por el homicidio de un preso en Perogordo

El homicida, que compartía celda con su víctima en el módulo cinco de la cárcel de Perogordo, utilizó en la agresión un pincho que escondía en un cubo de fregona.

6

El Estado, como responsable civil subsidiario, deberá abonar la cantidad de 137.000 euros a la madre de un interno de la prisión de Perogordo, David M.M., que murió a manos de su compañero de celda en la noche del día de Navidad de 2011, de acuerdo con la sentencia dictada por la Audiencia Provincial de Segovia.

La sentencia, a la que ha tenido acceso esta Redacción, también fija una pena de prisión de doce años y seis meses para Óscar O.O., de 38 años de edad y nacionalidad española, por el homicidio de su compañero, según el acuerdo que alcanzaron en su momento las partes, y que ha evitado la celebración de vista oral por estos hechos.

Según los hechos probados que se recogen en la sentencia, la noche del 25 de diciembre el ahora condenado, Óscar O.O., se encontraba en su celda del módulo cinco del centro de Perogordo, junto a David M.M., con quien compartía celda. En un momento determinado, ambos iniciaron una discusión sobre el uso de la televisión, en cuyo transcurso el condenado cogió un pincho de acero inoxidable, que tenía escondido en un cubo de fregona.

La sentencia describe de manera muy gráfica que el condenado, “sin importarle si mataba a su compañero de celda, le clavó sorpresivamente el pincho, en varias ocasiones y con gran fuerza, alcanzándole en el ojo izquierdo y en la vena yugular. Debilitado por la pérdida de sangre y por las heridas sufridas, David terminó falleciendo”. La muerte “tuvo su origen en el shock hemorrágico producido por el corte de la vena yugular”, añade el texto.

De manera previa a la vista oral, el acusado, en prisión provisional por estos hechos desde el 28 de diciembre de 2011, reconocía su acción y se reconocía culpable de un delito de homicidio, con el atenuante de confesión, acordando su defensa y la Fiscalía una pena de privación de libertar de doce años y seis meses, que es la impuesta por la Audiencia.

Responsabilidad

Así las cosas, restaba dirimir la responsabilidad civil por los hechos y la posible indemnización para la madre del fallecido, que ejercía la acusación particular, solicitando una compensación económica de 180.000 euros. La Fiscalía rebajaba esta petición a 150.000 euros; la defensa del acusado entendía adecuada una cantidad cercana a los 130.000 euros, si bien apuntaba su insolvencia; y el abogado del Estado estimaba correcta la suma de 80.000 euros.

La sentencia señala que homicida y víctima se encontraban recluidos en un centro penitenciario del Estado, “que fue el lugar donde se cometió el delito, para cuya ejecución tuvo singular relevancia la ausencia o el déficit de la vigilancia”. Así, el fallo establece que el Estado debe asumir, con carácter subsidiario, la indemnización a la madre del fallecido, que fija en 137.000 euros, un baremo que tiene en cuenta la edad de la víctima y su fallecimiento por delito doloso, “que conlleva una especial intensidad sobre la que genera cualquier muerte por accidente o imprudencia”.