El concejal de Hacienda sostiene que la deuda municipal está bajo control

Reguera afirma que hay “un colchón” de remanentes de tesorería por si hiciera falta hacer frente a gastos derivados de sentencias

0

A raíz del informe del Ministerio de Hacienda sobre la deuda viva de la entidades locales, en la provincia de Segovia el Ayuntamiento de la capital figura entre los que la han reducido en los últimos cuatro años, concretamente desde los 23.378.000 euros en 2011 a los 21.818.000, a 31 de diciembre del año pasado. El concejal de Hacienda, Alfonso Reguera, ha afirmado que la política del equipo de Gobierno no se centra tanto en reducir el nivel de endeudamiento sino prioritariamente en mantenerlo dentro de los niveles a los que está obligado por Ley y garantizar así los servicios y afrontar inversiones necesarias para la ciudad.

Los ayuntamientos, como todas las entidades locales (también las diputaciones) tiene limitada por Ley su capacidad de endeudamiento, de manera que para operaciones de crédito a corto plazo no pueden superar el 30% de los ingresos liquidados por operaciones corrientes en el ejercicio anterior y para las negociadas a largo plazo se exige la autorización por los órganos competentes en determinadas circunstancias.

Según Reguera, en este momento el Ayuntamiento de Segovia podría afrontar operaciones de crédito porque el endeudamiento no supera los ingresos corrientes y hay un margen más que suficiente.

Sin embargo, aunque inicialmente estaba previsto un incremento de la deuda municipal en torno a un 2 por ciento para este año, en el último pleno celebrado por la corporación, el correspondiente al mes de julio, se aprobó un cambio en el Plan de Inversiones del presupuesto y se renunció a solicitar un préstamo que inicialmente estaba previsto.

La razón no es otra que la existencia de remanentes de tesorería. El concejal de Hacienda ha confirmado la disponibilidad de 3.930.000 euros tras liquidar el presupuesto de 2014. Al mismo tiempo, el Ayuntamiento tiene que hacer frente al pago de 2.119.703,67 euros, correspondientes a la amortización de préstamos suscritos. En definitiva, el edil ha explicado que “no vamos a amortizar un préstamo en septiembre y tener que pedir otro en octubre. Se ha hecho un análisis de coste y resulta más rentable hacerlo así”.

Además del pago de amortizaciones pendientes, los remanentes del ejercicio anterior se destinarán en parte a “inversiones productivas”, entre ellas el pago por la ocupación de un terreno privado en la calle Soldado Español en los años noventa, por importe de algo más de un millón, y en cumplimiento de una sentencia.

Respecto a otros asuntos judiciales pendientes de resolver, Reguera ha asegurado que está relativamente tranquilo porque hay “un colchón” de remanentes de tesorería de años anteriores, que asciende a cerca de ocho millones de euros.

Entre los asuntos que podrían ser más gravosos para las arcas municipales se encuentra el del talud de la avenida de Padre Claret expropiado para la construcción del parking.