El colectivo de geólogos segovianos promueve el apadrinamiento de rocas

Las actividades humanas para construcción de infraestructuras viarias e hidráulicas a menudo tienen como resultado la destrucción de afloramientos de rocas, su contenido fosilífero o mineralógico y las formas de relieve.

2

Geólogos de Segovia han impulsado el proyecto ‘Apadrina una roca’ para concienciar a la población de la riqueza geológica de la provincia y hacerla partícipe de su estudio y protección, con el fin de sumar esfuerzos en una misión que, según señalan, no sólo debe emprenderse desde los despachos, las universidades y los centros de investigación.

La idea ha sido promovida por Andrés Díez Herrero, reconocido doctor en Ciencias Geológicas de Segovia, y respaldada por una decena de expertos y aficionados que en unas semanas darán vida a una nueva asociación en torno a la materia.

La provincia segoviana, a caballo entre las tres principales unidades geológicas de la Península, tiene catalogados 142 lugares de interés, muchos de ellos valorados por su importancia nacional e internacional.

Interés internacional

La capital es la única en España que cuenta con rutas turísticas por afloramientos geológicos y una de las pocas del mundo, junto con Salvador de Bahía (Brasil) y alguna otra localidad europea.

El Cañón del Río Duratón, en el nordeste segoviano, o la Cantera de Las Romeras, popularmente conocida como el Lago Alonso en el barrio de Nueva Segovia, en la capital, ejemplos de entornos interés internacional, forman parte un rico y variado patrimonio al que se suman otros más pequeños pero de gran valor, como los valles de los ríos Pirón y Viejo, que confluyen en Torreiglesias; La Risca de Valdeprados, o Las Calderas del Real Sitio de San Ildefonso.

Destrucción

Sin embargo, según explica el portavoz del proyecto, Ignacio Gutiérrez, este legado está en ocasiones amenazado por actividades humanas susceptibles de deteriorarlo. En los últimos años, se han sucedido las actuaciones que han tenido como resultado la destrucción de afloramientos de rocas, su contenido fosilífero o mineralógico y las formas del relieve, a menudo por la construcción de infraestructuras viarias e hidráulicas.