El Centro Ecuestre y Aspace unen fuerzas en las terapias con caballos

La Consejería de Agricultura, la Federación Hípica de Castilla y León y la Asociación de Parálisis Cerebral y Discapacidades afines de Segovia (ASPACE) suscriben un convenio.

4

El Centro Ecuestre de Castilla y León, con sede en Segovia, ha añadido a su oferta un programa de hipoterapia para personas con discapacidad, a través del convenio de colaboración sucrito ayer por la consejera de Agricultura y Ganadería, Silvia Clemente, de cuyo departamento depende el espacio ecuestre, el vicepresidente de la Federación Hípica, Miguel Morales, y la directora de Aspace, María de Pablos.

Morales explicó que la iniciativa partió de la Consejería y, aunque precisó que la la labor de la Federación “deja fuera este tipo de servicios, no podíamos dejar de participar en el programa tanto por nuestra relación con el mundo equino como por su obligación moral”.

El programa que comenzó a desarrollarse hace unos meses cuenta ya con cuatro beneficiarios y otros siete permanecen en lista de espera, según indicó De Pablos. Mientras observaba cómo Mario, un niño socio de Aspace, tomaba su clase de una hora semanal a lomos de uno de los caballos del programa, la gerente de Aspace explicó que la hipoterapia se plantea como un complemento de la fisioterapia y la hidroterapia, a disposición para niños y niñas o personas mayores con parálisis cerebral y otras discapacidades de la Asociación.

La consejera de Agricultura subrayó que “la vocación del Centro Ecuestre desde su puesta en marcha es la de destinar los equinos al beneficio de las personas con discapacidad, pues la hipoterapia consigue beneficios que no se obtienen con otro tipo de programas”. Al mismo tiempo, Clemente aseguró que “los resultados de estas terapias se notan en poco tiempo, de ahí el compromiso de la Junta de convertir este convenio anual en un programa con continuidad en el tiempo”.

La responsable de Agricultura y Ganadería avanzó que “el objetivo es que el Centro Ecuestre amplíe su catalogo formativo en este tipo de terapias”. Una mayor oferta de cursos que permitirá, en palabras de la consejera, “que otras asociaciones puedan acceder a estas terapias y, además, el valor añadido de formar a personas cualificadas que participen en las sesiones”.

La cuarta “pata” de este programa lo aporta la Fundación Caballo Amigo, una asociación formada por profesionales de diferentes áreas del deporte y la medicina que desde 1998 trata de difundir en España las actividades ecuestres a favor de las personas con discapacidad. Además, desarrolla su labor en colaboración con la Universidad Complutense de Madrid.

La portavoz de Aspace ensalzó la labor de los fisioteapeutas y los alumnos del Centro que acompañan a los niños y niñas en cada sesión. De Pablos, destacó que “no es un simple paseo a caballo”, y explicó que la terapia con equinos permite trabajar la musculatura interna y la corrección postural, favorece la buena colocación de las extremidades y ayuda a evitar malformaciones óseas. Asimismo, según señaló, reduce la intensidad de las crisis epilépticas.

En este sentido, la presidenta de Caballo Amigo, Mercedes Jiménez, agregó que la terapia ecuestre permite tratar muchas patologías y favorece tres ámbitos: tanto aquellos aspectos relacionados con la coordinación y equilibrio, como el área de la relación no verbal, ayudando en los problemas de conducta o comunicación, así como el aspecto social. “El caballo es un animal que se comunica y relaciona con el jinete”, concluyó.