El censo confirma el progreso, en número y dispersión, del lobo en Castilla y León

Asaja critica que “el ganadero se ve obligado a soportar los daños o a abandonar”

2

Esta semana el director general de Medio Natural de la Junta, José Ángel Arranz, ha presentado los datos del último censo de lobo, elaborado por la Consejería de Fomento y Medio Ambiente. Los datos confirman sin lugar a dudas, según Asaja Castilla y León, el imparable avance del cánido por el territorio regional, tanto en las zonas tradicionalmente loberas como en otras en las que hasta ahora no estaba presente: hay manadas del cánido en 43 de las 60 comarcas agrarias de Castilla y León, eso sin contar con que haya algunos individuos solitarios. Hoy el lobo está presente en más de dos terceras partes del territorio regional, “prácticamente no hay zonas en la Comunidad Autónoma que hoy el lobo no haya convertido en su casa”, denuncia el presidente de la OPA, Donaciano Dujo.

Según los datos oficiales, recogidos durante los años 2012 y 2013, en Castilla y León habría al menos 179 manadas y cerca de 1.600 lobos, lo que supone un incremento del 20 por ciento respecto al censo anterior, de 2001. Esta situación, denuncian desde Asaja, ocasiona una presión continua e insoportable sobre los ganaderos: cada día hay en Castilla y León al menos dos ataques de lobo al ganado, más de 800 cada año, y eso atendiendo a los casos denunciados (muchos no se presentan bien por que carecen de seguro, desconocen o desconfían de recibir una indemnización que compense el trámite).

Otro dato que refleja el informe de Medio Ambiente es que apenas en un 10% de los ataques pueden estar perros asilvestrados: con los números en la mano, es el lobo el que ocasiona bajas continuas en el ganado.

Por ello, aseguran desde Asaja, “queda claro que la Administración está cumpliendo sus objetivos conservacionistas con el lobo, pero no está cumpliendo sus obligaciones de conservar el trabajo y medio de vida de las familias ganaderas”.