El Ayuntamiento plantea reforzar la línea 12 para rebajar la espera de los usuarios del AVE

Los viajeros piden flexibilidad y que algunos horarios se ajusten a criterios de demanda

0

El Ayuntamiento se propone reforzar la línea 12 de los autobuses urbanos, con dos nuevos servicios, y “modificar ligeramente” la periodicidad de la línea 11, para reducir los tiempos de espera de los usuarios del AVE. Es la propuesta en la que trabaja el Ayuntamiento, tras una reunión, celebrada el pasado martes, con un grupo de usuarios de las líneas 11 y 12, con destino en la estación del AVE, y que reclaman, desde hace meses, la adaptación de los horarios del transporte público a los cambios en la frecuencia de los trenes que Renfe ha impuesto en los últimos meses.

Tanto el concejal de Tráfico y Transportes, Alfonso Reguera, como la portavoz de la plataforma de usuarios, Beatriz Maroto, coincidieron ayer en que existe un “acercamiento de posturas” y que, en consecuencia, es posible un acuerdo en los próximos días para ajustar los horarios de ambas líneas. El objetivo es que la modificación pueda ponerse en marcha en el mes de noviembre, tras su aprobación por el pleno.

Los horarios de las líneas 11 y 12 se fijaban por la demanda de viajeros —un autobús por cada tren que salía o llegaba a la estación—. Sin embargo, en el mes de junio, el Ayuntamiento optó por cambiar el criterio y establecer una frecuencia de paso de los autobuses , como en el resto de las líneas de transporte de autobuses, lo que suscitó “quejas”, según explicó ayer Reguera, dado que se producen tiempos de espera excesivos en la estación del AVE; de hasta 25 minutos en algún caso, el mismo tiempo que tarda el tren en recorrer el trayecto de Segovia a la estación de Chamartín.

Ayuntamiento y usuarios se tomaron el verano para la ‘reflexión’ y el martes se produjo la reunión entre los usuarios —un grupo de unas 25 personas— y los concejales de Tráfico, Alfonso Reguera y de Participación Ciudadana Blanca Valverde, además del inspector de Transportes, David Álvaro.

Reguera indicó que en el encuentro los viajeros aportaron ideas para modificar el horario actual que han sido recogidas por la Concejalía, de manera que en breve se remitirá a la plataforma de usuarios los nuevos horarios de las líneas 11 y 12 por si, a juicio de los viajeros, deben “limarse” algunos detalles. Tras indicar que la propuesta “mezcla horarios a demanda y a frecuencia”, Reguera aclaró que, pese a ser “prácticamente los mismos que hay ahora”, se produce una ampliación de servicios en la línea 12 y “pequeños ajustes” en la línea 11 encaminados a reducir el tiempo de espera de los usuarios.

Actualmente, las líneas 11 y 12 suman 56 expediciones, 28 por cada una de las líneas, con una frecuencia de paso de los autobuses de 20 minutos. La idea es reforzar la línea 12, que pasará de 28 a 30 expediciones, y modificar la periodicidad en la línea 11.

Las líneas 11 y 12 suman unos 700 viajeros al día, una ocupación muy inferior a otras líneas, como la línea 4, que tiene una ocupación diaria de 3.200 viajeros. El mantenimiento de las líneas 11 y 12 supone para el Ayuntamiento—descontando el precio del billete (0,85 euros)— un total de 2,75 euros por viajero y expedición; con independencia de que el cambio de sistema —de demanda a frecuencia— cuesta 60.000 euros más al año.

“El Ayuntamiento está dispuesto a aguantar este coste, porque estas líneas son fundamentales, pero no podemos ir a más”, dijo Reguera, quien apuntó que el departamento estudia crear dos nuevas paradas de las líneas 11 y 12, en la rotonda del Pastor y junto al polígono de El Cerro.

La portavoz de los usuarios, Blanca Maroto, apuntó que el horario de la línea 12 “se ha modifica bien, aunque quedan dos o tres horarios, a nuestro juicio, por retocar” mientras que en la 11 “creo que tienen que cambiar algo más, porque hay algunos horarios un poco sangrantes, de tener que esperar el tren 25 minutos”.

Maroto apuntó que el Ayuntamiento no debe “cerrarse” y aplicar un horario basado en una frecuencia de paso determinada, puesto que, a su juicio, hay horarios que deben ajustarse en función “de la demanda”, para que el tiempo de espera de los viajeros en la estación se reduzca lo más posible.