El acogimiento, ese reto

Cruz Roja Española solicita más familias de acogida en Segovia, una provincia en la que cerca de 20 cuidan ya de algún menor y otras diez han mostrado su deseo de hacerlo

Para proteger a menores en situaciones ‘de riesgo’, la sociedad cuenta, entre otros recursos, con las denominadas ‘familias de acogida’, que voluntariamente cuidan de un niño de forma temporal. “La familia es el entorno más óptimo para el desarrollo de un niño”, aseguraba ayer Silvia Esteban, psicóloga de Cruz Roja Española antes del inicio del IX Encuentro de Familias de Acogida de Segovia.

Aunque hoy en día se cuenta con residencias a las que pueden ingresar los tutelados por la Gerencia de Servicios Sociales de la Junta, y Esteban reconoce que en tales centros los niños “están bien atendidos y tienen cubiertas sus necesidades básicas”, los expertos entienden que “lo idóneo es que los menores no tengan que pasar por ningún centro y vayan directamente a una familia de acogida”.

En Segovia, de acuerdo a los datos ayer ofrecidos por el presidente del Comité Provincial de Cruz Roja Española, José Luis Martínez, hay en la actualidad cerca de 20 familias de acogida, a las que se suman otras 10 que ya han solicitado ingresar en el programa de acogimiento familiar.

Para unas y otras se organizó el encuentro de ayer, con la finalidad de ser una jornada formativa, para que las familias aprendieran nuevos conocimientos sobre el cuidado de los menores acogidos. “Queremos agradecer a esas familias el esfuerzo que hacen compartiendo su vida con estos pequeños, y al mismo tiempo, vamos a intercambiar experiencias”, señalaba Martínez. De forma paralela, mientras sus familias de acogida compartían sus vivencias, los niños disfrutaban, en otro espacio, de actividades lúdicas ideadas por un grupo de voluntarios.

Laura Martínez, trabajadora social de Cruz Roja Española, aprovechaba el encuentro para hacer un llamamiento, el de que “en Segovia necesitamos más familias de acogida”. ¿Y cuáles son los requisitos?. “Se necesita, sobre todo, ganas y tiempo”, señalaba. En ese sentido, el presidente del Comité Provincial indicaba que “también se aceptan familias monoparentales”, siempre y cuando se demuestra una estabilidad personal y económica.

Quienes decidan dar el paso para convertirse en una familia de acogida, lo primero que deben hacer es solicitarlo en el Comité Provincial (Camino de la Piedad 10) o llamando al teléfono 921440202. Estos interesados deben realizar un curso de formación, donde se les entrena en situaciones a las que posiblemente tengan que enfrentarse. Acabada esa etapa formativa, un grupo de expertos valora la conveniencia de que dicha familia pueda acoger menores.

Si bien las familias de acogida suelen confesar que el proceso resulta duro, no es menos cierto que la inmensa mayoría estima que la experiencia resulta positiva. Desde Cruz Roja Española se advertía ayer que “nosotros buscamos una familia para un menor, no un niño para una familia”. Ahondando esa idea, Cruz Roja Española niega tajantemente que busque familias de clase alta. “Buscamos la familia que mejor pueda cuidar a un niño en concreto”, insisten los técnicos.

Los menores acogidos, cuyas edades pueden desde 0 a 18 años, proceden de todas las provincias de Castilla y León , ya que es la Junta, a través de la Gerencia de Servicios Sociales, quien en realidad ejerce la tutela de esos niños.

Según la legislación vigente, los menores permanecerán con su nueva familia con carácter temporal. “Quienes estén pensando en convertirse en una familia de acogida —concluyó el presidente del Comité Provincial— deben saber previamente que el acogimiento y la adopción son en la actualidad incompatibles”.

FuenteGuillermo Herrero  
Compartir