El 92% de los ciudadanos apoya el corte de tráfico bajo el Acueducto desde julio de 1992

Dos de cada tres segovianos desconocen que más de 32.000 vehículos siguen pasando cada año por el monumento

2

El tráfico de vehículos bajo los arcos del Acueducto se cortó en julio de 1992, cuando era alcalde de la capital, el popular Ramón Escobar, quedando Segovia dividida en dos partes, a ambos lados de la puente segoviana.

La decisión fue polémica, pero casi veinte años después, la inmensa mayoría de los segovianos (92,01 por ciento) afirma que fue una decisión acertada que favorece la conservación del Acueducto.

A pesar de la prohibición de circular bajo los arcos del monumento bimilenario, se informó a los segovianos de que más de 32.000 vehículos circulaban al año cruzando el Acueducto (servicios de emergencias, accesos a garajes, etc.). La encuesta de Segovia Opina refleja que el 61,66 por ciento de los ciudadanos desconocía el dato frente al 34,82 por ciento que afirmaba ser consciente de esta realidad.

menos accidentes Al año de suprimirse el tráfico de vehículos bajo el Acueducto, un informe de la Policía Local reveló que el número de accidentes de circulación registrados en la capital se redujo un 10 por ciento. La instalación de isletas en el lugar donde antes actuaban los semáforos, sirvió para agilizar el tránsito de vehículos, sin que la medida supusiera un incremento en la cifra de atropellos, que por el contrario también bajó en un 20 por ciento.

Salvo a causa de determinadas obras o acontecimientos particulares, los segovianos se han acostumbrado a circular sin pasar por debajo del Acueducto, a pesar de que en algunos trayecto hay que realizar tres o cuatro kilómetros más que antes. La construcción de los aparcamientos de Fernández Ladreda y de Padre Claret ha facilitado la llegada de vehículos a Segovia, con la posibilidad de aparcar en el entorno del Acueducto.

La decisión de cortar el tráfico de vehículos bajo el Acueducto es apoyada por un gran mayoría de segovianos. Incidiendo en esta cuestión, a la pregunta de si se debería ser más estricto dejando paso solo a los servicios de emergencia, un 77,32 por ciento de los ciudadanos opina afirmativamente, es decir, no se debe ser tan permisivo con servicios o vehículos que no sean los estrictamente necesarios frente al 17,89 por ciento que le parece correcto el procedimiento actual.

El hecho de que en el Acueducto confluyeran cinco carreteras importantes hizo albergar serias dudas acerca de la conveniencia del corte de tráfico bajo los arcos del monumento romano, pero al final, la urgencia de la medida hizo que Segovia afrontara deprisa y corriendo la reordenación del tráfico más importante de su historia.