Los municipios segovianos crecen en población durante la época estival gracias a la llegada de turistas y familiares en estancias largas o visitas diarias. / C.N.
Publicidad

Qué bonitos son los pueblos segovianos en verano. Esa puede ser una de las cosas que piensen los miles de personas que se acercan, en visitas o estancias prolongadas, a los municipios de la provincia durante las vacaciones estivales. Según la Encuesta de Infraestructuras y Equipamientos locales del Ministerio de Política Territorial y Función Pública, que recientemente se ha publicado y estudia la estimación de los Ayuntamientos en materia de población residente en los meses veraniegos, la provincia de Segovia ganará 11.123 habitantes, incluida la capital.

Uno de los municipios que más experimenta este fenómeno veraniego es El Espinar, donde actualmente hay 9.212 personas empadronadas. El estudio sitúa en 29.402 la población que alcanzara la localidad espinariega este verano. Su alcalde, Javier Figueredo, señala que al menos llegarán a “25.00 habitantes, con lo que conlleva en beneficios e ingresos, sobre todo en el sector servicios”. Una población que, según apunta el alcalde, proviene en su gran mayoría de la Comunidad de Madrid.

“Es gente que tiene casas de verano, otros con familiares en el pueblo. También llegan visitantes que alquilan casas durante el verano, otros que han venido toda la vida”, matiza Javier Figueredo. Situaciones que se viven en muchos pueblos de la provincia, con cientos de ejemplos, que evidencian el destino rural deseado en el que se han convertido estos municipios del entorno de Segovia y la sierra.

El caso de Nava de la Asunción también es explicativo de esta dinámica que se vive. Actualmente, hay 2.849 personas censadas en el municipio. Según su alcalde, Juan José Maroto, esperan que aumente “en torno a un 30% de crecimiento más de los residentes”. En cifras de la Encuesta de Infraestructuras y Equipamientos locales, se llegará a 4.669 personas residiendo durante el verano.

Sus lugares de orígenes son múltiples. “Sobre todo vienen de Madrid”, cuenta el alcalde, “pero también vienen del País Vasco, de Barcelona y de muchos más lugares de la península”, señala, además de familiares y amigos residentes en Segovia capital. Todo esto lo notan en las actividades culturales que desarrollan desde el consistorio. “Este año hemos hecho dos semanas culturales, con actividades todos los días. Hubo gran afluencia de gente, especialmente de personas mayores y veraneantes de la zona”, cuenta Juan José Maroto. Además, matiza el regidor, “siempre hay visitas a los comercios desde los pueblos de alrededor de Nava de la Asunción”.

Gestión de residuos

A más gente residiendo en el municipio, más residuos se generan. Esta máxima se cumple a rajatabla, con lo que ello conlleva. En muchos puntos de la provincia se crean problemas en la gestión y recogida por el aumento y exceso de población. Malos olores, contaminación y más trabajo para los servicios de limpieza. El verano, con muchas de sus virtudes y beneficios para las localidades segovianas, también trae algún que otro contratiempo como este.

En Nava de la Asunción es un indicativo del aumento de población, cuenta su alcalde, ya que “generan muchos más residuos en los contenedores de reciclaje y basura”. Siempre es un tema a solventar desde los consistorios rurales y en esta población trabajan en ello para evitar que se acumulen grandes cantidades por las calles.

Por otro lado, en El Espinar cuentan con un “problemón”, en palabras del propio alcalde. “Tenemos viviendas con muchos metros cuadrados de superficie vegetal, por lo que se generan grandes cantidades de residuos de este tipo”, señala Javier Figueredo. En los cortes, cuidados y trabajos en los jardines y fincas, los vecinos veraniegos crean mucha más cantidad de materia orgánica desechable que en la época invernal.

“La empresa que presta el servicio de recogida solo recoge cinco bolsas semanales en cada vivienda, por lo que se acumulan demasiadas”, explica el alcalde. Sin embargo, desde el ayuntamiento ya trabajan en solucionarlo, y se irá ampliando paulatinamente esta recogida, entre dos y tres veces por semana en estos momentos, y más en el futuro.
Asimismo, en contenedores de basura también se acumulan residuos en verano, pero también están trabajando con el consorcio “para amoldarse a los habitantes que tiene El Espinar durante el verano”.

Así pues, la dinamización veraniega que conlleva el aumento de población estival en los municipios de la provincia tiene muchos, y muy buenos, efectos positivos en estos pueblos. Pero también trae este tipo de ‘problemas’ que desde los ayuntamientos trabajan para dar solución y mejorar la convivencia.