Los peregrinos posan junto a la alguacila de Caballar, quien les enseño las reliquias de San Valentín y Santa Engracia./ EL ADELANTADO
Publicidad

Los internos-peregrinos del centro penitenciario de Segovia finalizaron ayer la segunda etapa del Camino de San Frutos, desde Basardilla hasta Caballar, en la que recorrieron los 21 kilómetros que separan ambas localidades segovianas, pasando por Santo Domingo de Pirón, Tenzuela, Carrascal de la Cuesta y la Senda del Río Viejo hasta llegar a Caballar.

La leyenda del «Tuerto de Pirón» ha servido de hilo conductor del trabajo terapéutico durante esta jornada de camino. Al paso por Santo Domingo de Pirón recordaron la leyenda que cuenta cómo el Tuerto de Pirón en un momento dado comienza su vida de bandolero por una decisión equivocada que le marcó el resto de su vida. Bajo esta premisa, el grupo ha reflexionado sobre cuáles han sido las decisiones equivocadas que nos han llevado a la delincuencia y a vivir al margen de la ley.

Así, y cada uno desde su experiencia vital, han comentado cuáles han sido los motivos y esas decisiones equivocadas que les han marcado en su vida y les han hecho entrar en prisión. Todos fueron unánimes al expresar que antes de tomar una decisión ha de sopesarse muy bien las consecuencias que tienen esas conductas.

También valoraron la oportunidad que la sociedad les ofrece de hacer este camino de «reinserción» a través de la ruta de San Frutos y agradecieron su trabajo a los educadores Jesús Hernández y Andrés Ramos que promueven esta iniciativa desde hace más de siete años.

A lo largo de la ruta también han podido contemplar el maravilloso románico segoviano de la Iglesia de Tenzuela, el valle del río viejo, la Fuente Santa y la Iglesia parroquial de Caballar donde se encuentran las reliquias de San Valentín y Santa Engracia. Allí Carmen, la alguacila de Caballar nos ha explicado el sentido de las tradicionales «Mojadas de Caballar».

Finalizamos la etapa compartiendo la comida que nos ha servido Santiago Matarranz, del Restaurante ‘La Juvenil’ de Segovia, con Carmen y Cristina, concejala del ayuntamiento de la localidad. Agradecer a Cruz Roja y Pastoral Penitenciaria el apoyo y colaboración que prestan en esta experiencia así como a los voluntarios Juan Carlos Velasco y Juan Antonio Rascón que acompañan a los internos en cada salida.