El toro como valor ecológico

La Unión de Criadores de Toros de Lidia (UCTL) resalta la importancia de aspectos distintos a los del espectáculo para mantener viva la cría de esta raza bovina

336
Ejemplares de toro bravo pertenecientes a una ganadería situada en la localidad de Cabañas de Polendos. / kamarero
Publicidad

Es primordial que en Europa vean que el toro va mucho más allá que las corridas, un producto con un gran valor ecológico, cultural, gastronómico y turístico» en zonas como la dehesa salmantina, un argumento con el que los ganaderos de bravo pretenden reforzar su posición y defenderse de los ataques que sufren en el Parlamento Europeo.

Este ha sido el punto más importante de un desayuno informativo convocado por la Unión de Criadores de Toros de Lidia (UCTL) para dar a conocer sus proyectos para defender en Europa la cría del toro bravo, las medidas propuestas a todos los partidos políticos de cara a la próxima legislatura y la puesta en valor del mundo rural. «El 80% de la legislación proviene de Bruselas, y el otro 20 ya es cosa nuestra. En ese sentido es primordial enseñar allí lo que significa el toro bravo en su plenitud, y luchar así contra la cantidad de grupos de presión que llevan años mostrando nada más que la parte sangrienta y que incluso nos han llegado a comparar con el nazismo», aseguraba el abogado Gerardo Arroyo. Arroyo, que es el encargado de trabajar para la UCTL en el Parlamento Europeo, ha desvelado que ese mensaje había calado en numerosos eurodiputados, «los mismos que han quedado asombrados cuando les hemos mostrado la otra cara, y gracias a los cuales hemos tumbado dos enmiendas en las comisiones de Agricultura y Medio Ambiente en contra de nuestros ganaderos», ha dicho.

Con ellas se pretendía excluir a los criadores de toros bravos de las «ayudas compensatorias» que reciben todos los ganaderos como productores cárnicos en toda Europa recogidas en la Política Agraria Común de la Unión Europea (PAC) y que ayudan a mantener el tejido rural y que las exportaciones agropecuarias sean estables por mucho que se disparen los costes de producción o suba el IPC. «El toro es mucho más que el mero espectáculo taurino, que, aunque es uno de los fines de su crianza, no representa más que el 0,018% de su tiempo de vida», ha remarcado también el presidente de la UCTL, el ganadero Carlos Núñez, que se ha comprometido, además, a llevar a cabo un plan de turismo y acercar a España a los eurodiputados para que conozcan «in situ» las ganaderías de bravo.

«Por mucho que cueste tenemos que conseguir que separen el toro de la tauromaquia, darles a entender que es un producto cárnico con un gran valor autóctono y gastronómico, y que es el auténtico guardián de las dehesas, que gracias a él sobrevive una cantidad importantísima de fauna y flora, y que es un baluarte para la fijación rural en zonas deprimidas» insiste Núñez. Por ese motivo, también ha adelantado que están muy avanzadas las negociaciones para que sean aceptados y así llegar a formar parte del ELO (European Landowners Organization), un grupo de presión fuerte europeo que ya han visto con buenos ojos que la UCTL pueda sumarse a ellos por su «gestión medioambiental excelente».

En cuanto a sus proyectos en España, la jefa de prensa, Lucía Martín, ha desvelado que las líneas de trabajo pasan también por mejorar los canales de comunicación, fomentar el turismo y el mundo rural a través de la recién creada Alianza Rural, y a la carne de bravo con Fedelidia, mejorar las políticas sanitarias, pedir la rebaja del IVA del 21 al 10%, y dar valor a la figura del ganadero.