Publicidad

Porque el sentimiento de pertenencia a un pueblo en ocasiones puede ser mucho mayor, y es lo que demostraron ayer los más de 500 vecinos de las siete Hontorias de España, que por primera vez se reunieron en la localidad segoviana para celebrar el quinto encuentro entre los pueblos llamados Hontoria.

Esta es la sexta ocasión en la que los vecinos de las Hontorias se reúnen para compartir su cultura y tradiciones, en torno a una cosa que todos comparten, que es la denominación de su pueblo. A la Hontoria segoviana llegaron ayer autobuses cargados de gente, procedentes de Hontoria del Pinar (Burgos), Hontoria de Llanes (Asturias), Hontoria de Valdearados (Burgos), Hontoria de Cerrato (Palencia), Ontoria de Cabezón de la Sal (Cantabria) y Hontoria de la Cantera (Burgos). Todos ellos partieron en pasacalles hacia la plaza del barrio incorporado segoviano, portando estandartes y banderas de sus pueblos, y bailando y tocando los instrumentos tradicionales a su paso.

Prácticamente todos los vecinos de la Hontoria segoviana participaron en este popular encuentro y los que no lo hicieron directamente, no pudieron evitar apartar la mirada a través de la ventana para contemplar a sus “casi paisanos” festejar por todo lo alto.

Al evento no faltaron representantes de la Corporación Municipal de Segovia, como la alcaldesa Clara Luquero y los concejales Andrés Torquemada y Paloma Maroto, entre otros, que quisieron dar una calurosa bienvenida a todos los participantes. Después, el párroco local ofició una misa para los presentes, antes de celebrar la comida de hermandad, en el que los más de 500 hontorianos y hontorianas pudieron degustar un menú tradicional segoviano, con entrantes de productos de la zona, judiones de La Granja y ponche segoviano de postre.

La presidenta de la Junta Vecinal de Hontoria, Concha Casado, quiso transmitir la satisfacción de todos los presentes por los actos organizados que, aunque sea la primera edición de este encuentro que se celebra en la provincia de Segovia, ha puesto el listón muy alto.

Por la tarde, los hontorianos de toda España ofrecieron al resto de los participantes una muestra de su folklore tradicional, con danzas y música de instrumentos de todo tipo. Esta fue la esencia de toda la jornada en Hontoria, ya que los hontorianos y hontorianas pudieron compartir rasgos y detalles de su tradición.

Por la noche, la Junta Vecinal de Hontoria ofreció también a los asistentes una cena, que sirvió para reponer fuerzas antes de la verbena musical de la orquesta Mont-Blanc.

HERMANAMIENTO

Esta jornada de encuentro entre los vecinos de las siete Hontorias españolas es ya toda una tradición entre los vecinos de estos pueblos, y ya lo tienen marcado en el calendario como un acto al que no se pueden perder.

Cada año, una de las Hontorias se encarga de recibir con honores al resto de los vecinos de todo el país, que asisten encantados a los actos organizados y pueden descubrir así, un poco más de cerca, todos los detalles que en otros encuentros les han contado hontorianos y hontorianas que tras seis ediciones de este hermanamiento ya se han convertido en amigos.

En cuanto a la participación, vecinos de todas las edades acuden cada año a este encuentro, desde pequeños con apenas dos o tres años de edad, hasta hontorianos con solera, que superan los 70. Esto también permite el intercambio cultural no solo entre pueblos, sino también entre generaciones, convirtiéndolo en un encuentro de referencia en toda España.

Compartir