La presidenta de la ASEM, Silvia García, junto a los asociados e invitados a la celebración. / Kamarero
Publicidad

La Agrupación Segoviana de Empresarios de la Madera (ASEM) celebró ayer la festividad de su Patrón, San José, con una misa en la iglesia parroquial de San Millán y un encuentro con los asociados, en el restaurante El Cordero, en el que hicieron balance de la situación del sector y sus previsiones de futuro en la provincia.

Una actualidad que, lejos de ser boyante, sí permite a los empresarios comenzar a ver la luz al final del túnel, después de años de crisis. «Hemos pasado siete u ocho años muy malos, en los que la construcción ha estado muy tocada. Los encargos de muebles, ventanas, puertas o estructuras, que son nuestra principal actividad, cayeron mucho, pero ahora el sector se ha estabilizado y somos positivos», afirmó la presidenta de la Agrupación, Silvia García.

No obstante, los años de vacas flacas se dejan notar en los números de la ASEM, cuya cifra de asociados se ha reducido en casi un tercio en los últimos diez años. La Agrupación Segoviana de Empresarios de la Madera cuenta en la actualidad con 100 miembros, de los casi 150 que llegaron a ser. Un descenso importante en de una industria que da trabajo a casi 2.000 personas en las 140 empresas madereras de la provincia segoviana.

«La campaña de este año se prevé en la línea del ejercicio pasado, creciendo poco a poco, pero recuperando. De hecho, la venta de muebles ya ha empezado a mejorar», destacó la presidenta.

Una línea ascendente en la que, desde la Agrupación, destacan como grandes retos el hacer frente a la aparición de la competencia del mercado asiático y a la proliferación de las grandes cadenas comerciales de muebles europeas: «Es muy difícil competir contra las grandes marcas, pero no son el único competidor o la única dificultad. Existe competencia desleal en el sector y en muchas ocasiones la madera esta siendo, también, relegada en la construcción y sustituida por otros materiales».

Dificultades compartidas por el resto de agrupaciones empresariales de la madera de Castilla y León. «Estamos en contacto con los representantes del resto de asociaciones de la Comunidad y, para bien o para mal, estamos todos en las mismas», aseguró la presidenta, Silvia García.