Diferentes empresarios se acercaron al encuentro en Madrid mostrando su interés por esta iniciativa social. / EL ADELANTADO
Publicidad

El Proyecto Adrados persigue solucionar la despoblación rural y la fijación del patrimonio medioambiental a través de la recuperación de viñas centenarias de la zona de Entrepinares.
Se ha realizado un encuentro de empresas en Madrid donde participaron la Fundación Personas y Empresas que preside Javier Cantera y la FES entre otros. Este encuentro intenta buscar financiación para este proyecto. Para estos grupos supone impulsar políticas de responsabilidad corporativa cumpliendo con los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) como solución para la despoblación rural.

“Se trata de una iniciativa que va más allá de lo agrario» señaló Sergio Muñoz, quien lo ejemplificó destacando que uno de los fines de la iniciativa era reabrir la escuela contratando personas con hijos de entre 1 y 5 años.

Según fuentes del Grupo Sergio Muñoz, uno de los promotores del proyecto, durante el encuentro se llegó a una serie de conclusiones. Entre estas se habló que las grandes empresas pueden emprender un plan para deslocalizar un pequeño porcentaje de sus empleados o crear ‘teletrabajadores’ y trabajadores autónomos con trabajos 3.0.

Asimismo, destacan que necesitan de “los estamentos gubernamentales, pues nada de esto tiene sentido sin unas garantías de ADSL del siglo XXI y sin una política fiscal que incentive la fijación de población en el medio rural”. Dentro de este proyecto para contrarrestar la despoblación también se trataron las llamadas ‘necesidades de habitabilidad’; “Para residir en cualquier lugar no solo hacen falta colegios y centros de salud, sino además generar una red de viviendas, ocio, deportes, eventos, turismo…”

Al encuentro asistieron medio centenar de empresas e instituciones. Sergio Muñoz destacó que con este evento se pone en valor la implicación de las empresas para poner una solución real a la despoblación rural mediante “un proyecto sólido y viable”