El encuentro de los niños y sus familiares de acogida es uno de los momentos más emotivos del verano de convivencia. / KAMARERO
Publicidad

La Asociación de Amigos del Pueblo Saharaui de Segovia (Maksra), prepara la campaña de Vacaciones en Paz y pide la colaboración de las familias segovianas para dar acogida a los niños saharauis durante los meses de julio y agosto. Los organizadores también requieren la colaboración económica de las instituciones para sufragar los gastos de los viajes.

Fueron las mujeres saharauis quienes idearon este proyecto a mediados de los años 80 para alejar a sus hijos de las duras condiciones en las que viven en los campamentos de refugiados de Tindouf y para que durante los meses de verano disfrutaran de una dieta equilibrada y variada, pudieran solucionar sus problemas de salud, hicieran nuevos amigos, conocieran otra cultura y evitaran un verano sometidos a temperaturas extremas en el desierto, que llegar a superar los 50 grados.

La Asociación de Amigos del Pueblo Saharaui de Segovia, que se creó el año 1990, se estrenó en este Programa el año 1997 haciendo posible que 20 menores saharauis pasaran los meses de verano en Segovia y provincia. Desde entonces, cerca de cuatrocientos niños y niñas han pasado sus vacaciones en Segovia y provincia y la asociación Maksra espera poder continuar esta labor este año.

“El programa consiste, fundamentalmente, en dar acogida temporal de niños y niñas saharauis por parte de familias de Segovia y provincia que de forma voluntaria se prestan a recibirlos en sus casas durante los meses de verano”, señalan los organizadores de esta actividad.
Los menores también reciben atención médica y participan en numerosas actividades deportivas, culturales y sociales. Durante su estancia, a los niños se les hacen reconocimientos médicos para detectar posibles problemas de salud y suministrarles el tratamiento adecuado. Pasan, además revisiones oftalmológicas y odontológicas.