El parque de viviendas en venta en la provincia de Segovia es alto, según los portales especializados. / ROCÍO PARDOS
Publicidad

Segovia empieza el año con una bajada de precios en las viviendas de segunda mano, según revela el Índice Inmobiliario de Fotocasa. En concreto, el metro cuadrado se quedó en enero en una media de 1.343 euros, tras un descenso del -0,4 por ciento en relación a los datos de diciembre de 2018.

A pesar de la bajada del coste, Segovia sigue siendo una de las provincias más caras de Castilla y León para comprar una vivienda usada. Encabeza el ranking Salamanca, con un precio medio de 1.734 euros por metro cuadrado; y a continuación se sitúan Burgos, con 1.527 euros de media; Valladolid, con 1.509 euros; y Palencia, con 1.450 euros.

Por debajo de los precios de Segovia están las provincias de Zamora, con un valor medio por metro cuadrado en las viviendas de segunda mano de 1.249 euros; León, con una media de 1.234 euros; Soria, con 1.222 euros; y cierra el listado Ávila, donde el precio medio de las casas de segunda mano fue de 1.017 euros por metro cuadrado en enero.

Por lo que respecta a Castilla y León, el coste medio experimentó una subida del 0,4 por ciento en el primer mes del año, lo que sitúa su valor 1.478 euros por metro cuadrado, según Fotocasa. Este valor está un 21,2 por ciento por debajo de la media española, que en enero fue de 1.876 euros.

“Los datos mensuales del índice de precios de Fotocasa nos revelan que el encarecimiento del precio de la vivienda de segunda mano tiende a moderarse tras el fuerte repunte registrado en 2018. Además, se aprecia que las subidas se concentran sobre todo en Madrid, Cataluña y las islas, mientras que el resto del país se mueve a un ritmo más pausado. Todo apunta a que a medida que avance 2019, los precios continuarán con esta tendencia hacia la moderación, salvo en zonas y barrios muy concretos”, explica Beatriz Toribio, directora de Estudios de Fotocasa.

Castilla y León alcanzó su máximo histórico en el precio medio de la vivienda en mayo de 2007 con un valor de 2.295 euros por metro cuadrado. Desde entonces ha acumulado un descenso de un -35,6 por ciento.

Analizando los datos de enero en relación a diciembre, cinco de las nueve provincias incrementaron el precio. El ascenso más acusado lo registró la provincia de Valladolid, donde subió un 1,1 por ciento; mientras que el descenso más pronunciado lo tuvo la provincia de Ávila, que registró una caída del -1,2 por ciento.

En cuanto a los precios por municipios, según el informe de Fotocasa Salamanca capital es la localidad más cara para comprar una vivienda de segunda mano, con una media de 1.892 euros por metro cuadrado; seguida de Burgos capital, con 1.780 euros de media, y Valladolid capital, con 1.658 euros. En el otro extremo, el municipio abulense de Sotillo de la Adrada es el más barato para comprar una casa usada, por 780 euros el metro cuadrado de media.

Aumentan las hipotecas sobre viviendas un 60,4 por ciento


El número de hipotecas sobre viviendas se incrementó en la provincia de Segovia un 60,4 por ciento en el mes de noviembre, hasta alcanzar las 77 operaciones, según el último informe del Instituto Nacional de Estadística (INE).

En consecuencia, aumentó también el capital destinado a la formalización de todas las hipotecas, un 53,2 por ciento, hasta la cifra total de 6.662.000 euros. Sin embargo, el importe medio destinado a las hipotecas fue menor en noviembre de 2018, con 86.519,48 euros, que en el mismo mes del año anterior, con 90.604,16 euros.

En noviembre se firmaron en la provincia de Segovia un total de 103 hipotecas, diez de ellas sobre fincas rústicas y las otras 93 sobre fincas urbanas —77 viviendas y 16 calificadas como ‘otras urbanas’—. Los bancos fueron la entidad que se eligió mayoritariamente para formalizar las hipotecas sobre fincas urbanas, con 88 de las 93 totales; mientras que para la firma de las hipotecas sobre fincas rústicas se recurrió sobre todo a otras entidades, con ocho de los diez contratos hipotecarios.

Igualmente, en el mes de noviembre se cancelaron registralmente 112 hipotecas, de las que 71 correspondían a viviendas, 31 a ‘otras urbanas’, una a un solar y nueve a fincas rústicas.

En toda Castilla y León se firmaron 1.634 hipotecas, de las que 1.082 eran sobre viviendas, con un capital medio por contrato hipotecario de 93.746, 76 euros.