04-1kama_Recogida-Basuras_1584
El nuevo contrato incluirá no solo mantener la plantilla, sino también las jornadas de trabajo y el servicio diario, así como renovar contenedores y vehículos. / Kamarero
Publicidad

El pleno municipal aborda este viernes la aprobación del pliego que servirá para contratar el servicio de recogida de residuos y limpieza viaria de la ciudad, con el contrato prorrogado con la actual concesionaria, FCC Medio Ambiente, desde el pasado mes de febrero. De nada ha servido en este caso que los responsables de la Concejalía de Medio Ambiente empezasen a trabajar con tiempo; finalmente, la elaboración definitiva del documento —más de 300 páginas— se ha demorado, en parte debido a las modificaciones que ha sufrido para adaptarse a la nueva Ley de Contratación del Sector Público.

Se trata, junto al del servicio de transporte público urbano, de uno de los contratos de servicios más importantes del Ayuntamiento de Segovia, no solo por su cuantía, que pasará de un coste anual aproximado de 5,4 millones a 7,4, sino también por su incidencia en la calidad de vida de los ciudadanos y en la imagen de la ciudad.

El pliego pasó ayer el trámite de la comisión informativa con el reproche de los grupos de la oposición que se materializó en la abstención de los representantes de PP, Ciudadanos, Centrados en Segovia e IU. El portavoz de este último grupo, Ángel Galindo, ha comentado que el Gobierno municipal socialista se había comprometido a celebrar una reunión previa para explicar en detalle la forma en la que se han incorporado las aportaciones que las distintas formaciones han hecho, en un trabajo colaborativo que se inició hace más de un año.

Galindo explica que no solo no se ha producido este encuentro sino que, como es habitual, la oposición apenas ha tenido dos o tres días para estudiar la documentación y, además, tiene que hacerlo consultándola directamente en las dependencias municipales, “por lo que no se ha podido echar un vistazo durante el fin de semana, por ejemplo”.

El todavía concejal de Medio Ambiente, Jesús García, —es casi seguro que la alcaldesa le relevará de este área municipal después del pleno— ha indicado en la comisión que se han incorporado la mayor parte de las aportaciones que hicieron los grupos en su momento pero los portavoces hubieran preferido comprobarlo al detalle y por sí mismos en el documento.

Mejoras

El edil socialista ha destacado que, como ya se había dicho, entre las principales mejoras del pliego se encuentra el blindaje de la plantilla, no solo en cuanto al número de trabajadores sino también en el número de jornadas “para que no haya ingeniería laboral durante el tiempo de vigencia del contrato” y garantizar el cumplimiento del convenio colectivo firmado por la actual concesionaria y los trabajadores en marzo. “Hemos apostado por un servicio de calidad y queremos prestarlo con gente en buenas condiciones laborales”, asegura García.

Otra apuesta importante es la implantación del quinto contenedor, conocido como contenedor marrón, para la fracción exclusivamente orgánica de residuos domésticos, hosteleros, etc. Se hará a través de un proyecto piloto, tal y como se aprobó en 2017 a raíz de una moción de Izquierda Unida, en una zona de la ciudad por determinar y “con un calendario razonable”, según el concejal que añade que esta primera experiencia depende también “de que la planta de tratamiento esté preparada para ello, porque es una recogida selectiva donde el tratamiento tiene que estar muy tasado”.

García también indica que posiblemente la normativa obligue a una implantación completa de este quinto contenedor en pocos años. En este sentido, una directiva europea, pendiente de trasladarse a la legislación española, obliga a los Estados miembros a que esta medida sea efectiva en toda Europa el 31 de diciembre de 2023, y a finales de 2020 en los municipios de más de 5.000 habitantes.

Entre las mejoras anunciadas para un contrato que tendrá una duración de ocho años se encuentra también la renovación total de contenedores (más accesibles) y de la flota de vehículos con camiones pesados de gas natural y con pequeños vehículos eléctricos, medidas ambas que no serán efectivas durante el primer año.

Entre las cuestiones planteadas por prácticamente toda la oposición se encuentra también evitar el impacto visual de contenedores soterrados en puntos de la ciudad como la plaza de la Artillería, junto al Acueducto, o la plaza de San Esteban.

Cs propone una máquina de reciclaje de envases

El Grupo Municipal de Ciudadanos defenderá en el pleno de este mes la instalación de una máquina piloto de reciclaje de envases utilizando el Sistema de Depósito, Devolución y Retorno (SDDR) con la finalidad de “fomentar el reciclaje entre los vecinos y turistas pudiendo cumplir con los objetivos marcados por las instituciones europeas”, según afirma su portavoz, Mª José García Orejana.

El citado sistema “asocia un valor a cada envase para que éste sea devuelto por el consumidor para su reciclaje”. Además, García Orejana detalla que está destinado únicamente a los envases de bebidas de manera que, no se incluyen los envases como por ejemplo latas de conserva o Tetra Brik” por lo que señala que el “actual contenedor amarillo no sería sustituido”.

Cs solicita una valoración técnica sobre la utilización de estas máquinas