Publicidad

Hay quien dice que el carnaval infantil en Segovia será el vivero en el que ‘pesquen’ las comparsas segovianas para el relevo generacional que –si es posible- consolidará esta celebración festiva en la capital. Este año, el caladero de alevines del carnaval ha superado en número a sus mayores y ha ofrecido un gran espectáculo en el desfile carnavalero en el que decenas de niños y niñas han paseado su alegría y su creatividad por la Calle Real.

Las pequeñas comparsas se dieron cita en el Azoguejo para arrancar al son de las charangas ‘Gurugú’ y  ‘Chicuelina’  el desfile infantil, que dejó patente el esfuerzo que realizan los centros educativos y las asociaciones de madres y padres para poner en valor la fiesta superando año tras año las propuestas para participar en este recorrido. Así, los espectadores que presenciaron el desfile pudieron ver las naves espaciales del AMPA Elena Fortún, la fantasía marina y ecológica del AMPA de la Cooperativa de Enseñanza Alcázar, los personajes del ‘Far West’ de la guardería Pasitos y el homenaje a la magia del AMPA Villalpando.

También estuvieron presentes los caballeros templarios de la Escuela Infantil La Senda y los personajes de la película ‘Grease’ que llegaron de la mano del CEIP Diego de Colmenares, así como los representantes infantiles de las cinco comparsas oficiales que participan en el carnaval segoviano.

Mención aparte merecen por su originalidad el grupo de niños y padres que llegan año tras año desde la vecina localidad de Encinillas, que este año ofrecieron una original propuesta con disfraces que evocan los viajes aerostáticos alrededor del mundo.

El desfile concluyó en la Plaza Mayor, donde bajo los soportales la Asociación de Cocineros había preparado un rico chocolate para todos los participantes, que aprovecharon la fiesta escolar para prolongar un poco más su hora de irse a la cama para disfrutar de la animación musical de la discomóvil Disco Street.