La exposición fue inaugurada ayer con un recorrido por sus salas./ M.GALINDO
Publicidad

Los ejemplos más singulares y valiosos de la orfebrería religiosa que se conservan en iglesias y templos de la diócesis han devuelto la vida al Palacio Episcopal, que tras casi tres lustros cerrado, recupera su vigencia de la mano de un ambicioso proyecto cultural y patrimonial. La nueva oferta expositiva y cultural del histórico edificio fue presentada ayer en el patio palaciego en un acto en el que se mostró la renovada imagen como contenedor artístico y cultural y punto de encuentro para el inicio de un atractivo recorrido por lo más granado de las iglesias y templos románicos de la capital.

El museo ‘Splendor Fidei’ reúne en su interior una selección de 185 obras, de las que 120 son de orfebrería religiosa y 65 de escultura y pintura datadas entre los siglos XIII al XVIII, que se conservan en las parroquias y templos de la diócesis y que en gran parte de los casos se emplean aún para el culto en solemnidades especiales, lo que obligará a que regresen a sus lugares de origen a tal fin. Las piezas se reparten en un total de ocho salas, conforme al guión establecido por el profesor de Arte de la Universidad de Salamanca Mariano Casas, al que la Fundación Las Edades del Hombre –parte activa en el diseño de este proyecto a petición del Obispado de Segovia- le encargó este proyecto.

De este modo, la exposición permite ver piezas de extraordinario valor artístico como custodias, cruces de guía o coronas, así como otras de valor histórico como los ‘portapaces’ –piezas labradas en plata que se pasaban entre los feligreses durante el rito litúrgico de la Paz en la Eucaristía- o un artilugio diseñado para grabar imágenes en las sagradas formas tras ser confeccionadas.

La visita al Palacio Episcopal se complementa con un recorrido por las ‘zonas nobles’ del palacio, donde el visitante puede conocer cómo se desarrollaba la vida en lo que fue residencia de los obispos segovianos hasta bien entrado el siglo XX a través de la visita de ocho salas que mantienen la estructura y el mobiliario de distintas épocas.

La principal novedad de la  visita al museo es la posibilidad de recorrer sus salas a través de un sistema de audioguía en la que el visitante puede escuchar una explicación didáctica y técnica de las obras expuestas. Francisco Moya, director de ArtiSplendore –empresa encargada de la explotación y gestión del museo- explicó en la presentación que las audioguías permiten escuchar las explicaciones en seis idiomas y existen audioguías especialmente dedicadas a los niños donde de forma amena pueden recorrer el museo a modo de aventura.

La oferta del museo se complementa con la posibilidad de disfrutar de la gastronomía a  través del Gastrobar Batihoja, que propondrá a los visitantes una atractiva carta de platos y tapas como colofón a la visita, que no es más que la primera etapa de un recorrido que permitirá acceder a la Catedral y a cuatro de los templos románicos más importantes de la capital.

Así, la ruta ‘Segovia Sacra’ dará acceso a través de una pulsera que puede adquirirse en el propio Palacio Episcopal, en la oficina de Turismo y en los templos incluidos en la oferta a visitar las iglesias de San Miguel, San Martín, San Millán y San Justo, donde los visitantes podrán admirar la arquitectura y el arte de cuatro de las joyas del románico segoviano.

En unos pocos meses, el Palacio Episcopal pondrá a disposición del público el conocido como ‘Jardín romántico’, que tras las obras de adaptación que se están realizando quedará abierto como un nuevo espacio cultural. Los segovianos podrán verlo inaugurado el próximo 26 de junio en un acto que contará con la actuación de la Orquesta Sinfónica de California, tal y como avanzó ayer el director de ArtiSplendore.

Un espacio cultural al servicio de la sociedad

Tanto los responsables diocesanos como los gestores del Palacio Episcopal quisieron dejar clara ayer la vocación de “servicio” del nuevo proyecto que da vida al emblemático edificio como contenedor cultural y escaparate del valioso patrimonio eclesiástico de la provincia. Así, el obispo César Franco aseguró que tanto ‘Splendor Fidei’ como la ruta ‘Segovia Sacra’ ponen de manifiesto que “conservar no es guardar en un rincón nuestros bienes, sino extraerlos y ponerles en valor para contribuir al bien cultural y espiritual de la sociedad en la que estamos inmersos”. Además, señaló que el histórico edificio tiene ahora la capacidad de albergar eventos y actividades culturales en los que Segovia y la diócesis “pueden desarrollar la cultura cristiana”.

Por su parte, el Vicario General de la diócesis Ángel Galindo aseguró que la apertura del museo pone fin a una tarea “objeto del deber que tenemos de rehabilitar el patrimonio religioso de Segovia con el objetivo de evangelizar a través del arte”, y agradeció tanto el esfuerzo de ArtiSplendore como la colaboración de la Fundación Las Edades del Hombre para poner en marcha esta iniciativa.