La Misa Crismal, en la Catedral./KAMARERO
Publicidad

Unidad, corrección fraterna, apoyo y caridad fueron los cuatro ejes del mensaje que el obispo César Franco quiso transmitir a los sacerdotes de la diócesis en el inicio de la Semana Santa durante la celebración de la Misa Crismal, donde además de bendecirse los Santos Óleos para los sacramentos el clero diocesano se une para hacer causa común en estos días santos y renovar sus compromisos sacerdotales.

La capilla del Santísimo Sacramento de la Catedral fue un año más el lugar elegido para la celebración litúrgica, en la que en su homilía, monseñor Franco trasladó a sus hermanos en el ministerio sacerdotal un mensaje no exento de autocrítica en el que reiteró la necesidad de la “comunión presbiteral” para hacer frente a los retos y problemas que tiene la diócesis segoviana.

Así, señaló que “nos falta humildad para reconocer nuestras heridas y la vida, en su devenir inexorable, intenta derribarnos, nos zahiere con la indiferencia, el desprecio o injurias de quienes pretenden empañar la santidad de nuestro ministerio”. “Llegamos a pensar que somos espectáculo para los hombres e irrisión de poderes oscuros que pretenden dominar nuestro mundo con la pretensión de salvarlo, pero solo Cristo Salva y nosotros en él y por él a pesar de nuestra radical pobreza”, aseguró.

El prelado diocesano señaló que “la fisonomía del presbiterio es la de una verdadera familia, cuyos vínculos provienen de la gracia del Orden, que asume y eleva las relaciones humanas y espirituales entre los sacerdotes”, y por ello “no debemos conformarnos con tolerarnos ni soportarnos mutuamente, debemos amarnos”.

Por otra parte, pidió a los sacerdotes que “no debemos tener miedo a la corrección cuando sea necesaria”, y señaló que las reuniones sacerdotales “son ámbitos idóneos para corregirnos y edificarnos en la unidad siempre que esté en peligro la acción pastoral”. “Pero recordemos que ninguno de nosotros está libre de caer. –añadió- Apliquemos a los demás la caridad que deseamos para nosotros mismos, sólo así triunfará la verdad y mantendremos firme el vínculo del amor”.