10_1-catedral-museo
Las obras en el bajo claustro han supuesto una inversión superior a los 360.000 euros, sufragada íntegramente por el Cabildo./ M.G.
Publicidad

El museo de la Catedral de Segovia en el que el Cabildo exhibirá una buena parte de sus pinturas y trípticos más significativos apura ya sus últimos plazos con la esperanza de cumplir el plazo marcado que prevé su apertura al público en pocas semanas.

Al avance de las obras, que están ya prácticamente ultimadas, se suma la autorización de la Comisión Territorial de Patrimonio, que en su reunión de ayer dio el visto bueno a los trabajos de acondicionamiento de las 40 obras de pintura sobre tabla y sobre lienzo que formarán parte de la exposición  en las salas que se están adoptando en el bajo-claustro del templo.

La mayor parte de las pinturas simplemente precisan limpieza de polvo superficial, ajustes de los marcos, aplicación de barniz de protección o la reintegración en lagunas menores de las piezas; pero en otros casos como en el ‘Tríptico de la Inmaculada’ o ‘La duda de Santo Tomás’ se requiere un tratamiento más completo que ha sido ya autorizado por la propia comisión.

Según informa el propio Cabildo en su web, el conjunto de los 402 m2 que estarán abiertos al público se distribuyen en el espacio abovedado bajo el cuerpo de la Librería y el liberado en la mitad sur del claustro gracias al proyecto de excavación que llevaron a cabo los arquitectos Eduardo Navarro y Juan Antonio Espejel en 1995.

Estas obras realizadas respetaron lo que parece ser una cimentación anterior que invade el espacio longitudinal correspondiente a este lado del claustro catedralicio. En dicha intervención se introdujo una losa de hormigón armado sobre el suelo de la mitad sur del cluastro, apoyada sobre pilares y se abrió una entrada con escaleras en el lado oeste para acceder desde la superficie. Los trabajos continuaron con la adaptación de un cuerpo de aseos, pavimentación de piedra caliza y un cielo raso de falsa bóveda de madera rematada longitudinalmente por elementos horizontales de escayola donde se alojaban tubos de aire acondicionado e iluminación. La apertura, prácticamente con todas las condiciones necesarias finalizadas, se paralizó.

Tras más de 17 años las obras de adaptación de esta nueva sala de exposiciones se reiniciaron en frebero de 2018 tras acordar el Cabildo Catedral la necesidad de abrir este espacio al segoviano y visitantes. Junto con el arquitecto del proyecto, Juan Carlos Arnuncio Pastor, la nueva Sala Bajo Claustro/Sala de Pinturas albergará casi 40 lienzos, en su mayoría tablas flamencas y de la escuela castellana, que estarán repartidas entre la sala abovedada y el espacio abierto hasta el lado oeste del claustro.

La exposición de estas obras de arte, algunas de las más importantes que posee la Catedral, será realizada de tal manera que el visitante pueda observar con detenimiento y en su totalidad la calidad de las pinturas, así como guiarse a través de las cartelas y toda la información básica de los mismos. En este sentido, el visitante podrá descargarse una audioguía con el contenido más completo de los 10 lienzos más importantes de la muestra en cuatro idiomas diferentes, entre las que estarán, por ejemplo, el Tríptico del Descendimiento, que ocupará una espacio muy especial y visible.