Vista de las cubiertas recién restauradas del Monasterio de Santa María del Parral desde el mirador de la plaza jardín de Mauricio Fromkes. / Rocío Pardos
Publicidad

El Ministerio de Cultura y Deporte da por finalizadas las obras de restauración de todas las cubiertas del Monasterio de Santa María del Parral, en la capital segoviana, aunque puntualiza que estos trabajos, de cuyo inicio se cumplirán dos años el mes que viene, están pendientes de recepción por la Intervención.

El departamento que dirige en funciones el ministro José Guirao ha informado de que el coste de esta intervención se ha elevado a 1.831.019,64 euros, más de medio millón por encima de la cifra (1.307.069,23 euros, IVA incluido) por la que fue adjudicada hace tres años a la empresa TRYCSA.

Hay que tener en cuenta que el plazo de ejecución de esta obras era de 18 meses, por lo que se han alargado casi medio año más de lo inicialmente previsto.

Desde el Ministerio recuerdan que “se trata de la primera actuación importante tras la redacción del Plan Director de este monasterio –ejecutado en el marco del Plan Nacional de Abadías, Monasterios y Conventos entre 2012 y 2013– y que supuso una inversión de 61.407,50 euros.

Posteriormente, en 2014, se adjudicó la redacción del proyecto y de la dirección de obra a la arquitecta Estefanía Herrero García, especialista en patrimonio cultural, por algo más de 90.000 euros.

Características

El objetivo general ha sido la restauración de las cubiertas del monasterio, lo que incluye todas sus dependencias, para frenar un deterioro del que la comunidad de monjes jerónimos –esta del Parral es la única de hombres de la orden en todo el mundo– llevaba alertando desde hace más de una década, ya que el inmueble es propiedad del Estado desde la desamortización de 1835, aunque con cesión de uso, documentada en 1925, a favor del Obispado de Segovia, con el fin de dar cobijo a la Orden Jerónima, sin renuncia de Estado de la propiedad del inmueble-.

Los trabajos han asegurado su estabilidad y estanqueidad –había numerosas goteras y humedades– y se ha mejorado la accesibilidad a los tejados, en adecuadas condiciones de seguridad, para las futuras labores de mantenimiento y conservación.

Inicialmente la superficie total sobre la que se ha actuado ronda los 6.400 metros cuadrados distribuidos entre las siete cubiertas del Claustro principal o Procesional (casi 3.000 metros cuadrados), la iglesia (1.464 metros), almacén de carpintería (520), Claustro de la Enfermería (358,52), Claustro de la Portería (332), taller de carpintería (294) y Sacristía (219). Se han tenido en cuenta, además, los 37 tejadillos existentes en las fachadas exteriores y otros 56 en las fachadas a patio en el caso del claustro principal, en torno a otros 1.100 metros cuadrados más.

Los trabajos se han dirigido a reparar los daños ocasionados por las filtraciones de agua, aplicar una nueva capa de impermeabilización bajo teja y crear una cubierta ventilada con instalación en seco. Asimismo, se ha renovado el sistema de evacuación de aguas y se ha consolidado el sistema de cubiertas.
Adicionalmente se han restaurado las fachadas del Claustro Procesional y las de las naves situadas al norte, así como cornisas, aleros y tejadillos de madera.

Teja ‘a la segoviana’

La Comisión Territorial de Patrimonio Cultural de la Junta de Castilla y León, al autorizar esta intervención en febrero de 2015, estableció como condición que todas las cubiertas se remataran con teja a canal ‘a la segoviana’, al considerar que se trataba de la solución más adecuada para la conservación del monumento. Esta teja tradicional es la tipología más antigua de Segovia.

Además, propuso que se reutilizaran en los posible las tejas existentes y cuando fuera preciso sustituirlas que se hiciera con piezas de las mismas características materiales y de color, con la finalidad de preservar los valores arquitectónicos y paisajísticos del conjunto monumental.

Plan director

El Ministerio de Cultura cuenta desde 2013 con el Plan Director de este monasterio de la orden jerónima, un documento en el que participaron dos segovianos, Antonio Ruiz, historiador y académico de San Quirce, y el arquitecto restaurador José Miguel Merino de Cáceres.

El plan sirve de guía para fijar prioridades de actuación, que hace seis años se cuantificaron en conjunto en nueve millones de euros, siendo las más importantes las dirigidas a la restauración de sus dependencias (con un coste estimado en 2013 de siete millones de euros). Está dividido a su vez en seis subplanes de actuación: en el inmueble, en los bienes muebles, en bienes bibliográficos y documentales, de mantenimiento, de conservación y de difusión.

La actuación ahora concluida en las cubiertas fue definida entonces como de prioridad muy alta y el coste estimado se fijó en 1.250.00 euros.

Arquitectura monástica jerónima

Declarado Bien de Interés Cultura (BIC), con la categoría de monumento, desde 1914, este Monasterio de Santa María del Parral, está situado en un entorno natural de gran valor paisajístico, en la ribera del río Eresma, muy cerca de la Real Casa de Moneda y da nombre a una alameda que forma parte de lo mejor del cinturón verde de la ciudad.

Fundado en 1447 por Juan Pacheco, marqués de Villena, constituye uno de los grandes conjuntos artísticos de la arquitectura monástica jerónima de finales del siglo XV.

Su consolidación se produce a partir de 1454, cuando el rey Enrique IV de Castilla promovió la construcción de un conjunto monacal compuesto por la iglesia, los cuatro claustros y las huertas. Su diseño es de Juan Gallego, quien dirigió las obras hasta 1472, encargándose después de ellas Juan Guas, Martín Sánchez Bonifacio y Pedro Polido.

POr otro lado, Izquierda Unida de Segovia ha denunciado repetidamente el impacto visual de una nave almacén para madera construida en su recinto hace unos 20 años y ha solicitado, coincidiendo con la restauración de cubiertas, la eliminación de parte de su pantalla vegetal porque dificulta las vistas.

Fotografia del primer tercio del siglo XX del Retablo mayor de la iglesia del Monasterio del Parral. Otto Wunderlich (1886-1975). / IPCE, Ministerio de Cultura y Deporte

Cultura anuncia la próxima restauración del retablo mayor

Una vez finalizada la restauración de las cubiertas del Monasterio del Parral, desde el Ministerio de Cultura, vía la Subdelegación del Gobierno en Segovia, han informado de que próximamente dará comienzo la intervención en el retablo mayor y los cenotafios de la capilla mayor de la iglesia de este conjunto monacal.

“Actualmente el expediente para la contratación de los trabajos de restauración se encuentra en tramitación”, señalan estas fuentes que añaden que la inversión estimada asciende en este caso a 872.890 euros.

La restauración abordará por un lado los trabajos de restauración de un retablo que es la obra más relevante de la iglesia, a su vez considerada como el mejor exponente del renacimiento en Segovia.
Incluye también la restauración de los sepulcros de Juan Pacheco, marqués de Villena, fundador del monasterio en el siglo XV, y de su esposa María de Portocarrero.

Este retablo mayor, con relieves policromados, es obra de Juan Rodríguez (1528) y fue dorado por Diego de Urbina (1533).

A ambos lados están los cenotafios de alabastro de los marqueses, con los relieves: ‘Llanto sobre Cristo muerto’ y ‘Santo Entierro’, que sirven de fondo a las estatuas orantes de los patronos.