El Ágora del Campus María Zambrano de Segovia congregó a más de un centenar de personas en la jornada sobre el futuro de la provincia./ kamarero
El Ágora del Campus María Zambrano de Segovia congregó a más de un centenar de personas en la jornada sobre el futuro de la provincia./ kamarero
Publicidad

La lucha contra la despoblación se plantea como uno de los principales retos del siglo XXI para la sociedad segoviana, y castellanoleonesa, en general. Así se puso de manifiesto ayer en una jornada sobre despoblación y envejecimiento organizada por El Adelantado de Segovia, en la que participaron agentes sociales y económicos y alcaldes de toda la provincia. Con el Ágora del Campus María Zambrano de la Universidad de Valladolid como escenario del encuentro, el vicerrector Agustín García Matilla dio la bienvenida a los asistentes y habló de solidaridad, generosidad, apertura e integración, como ejes de un nuevo modelo de gestión para combatir la despoblación, que el medio rural reclama. A continuación, la presidenta de las Cortes de Castilla y León, Silvia Clemente, expuso las “malas noticias” que refleja el último informe del Instituto Nacional de Estadística (INE) sobre pérdida de población en la Comunidad, en la que Segovia está en un lugar destacado con un descenso de cerca de 5.000 habitantes en la provincia desde el año 2007, a lo que se añade el envejecimiento de la población. En este sentido, Clemente subrayó la importancia de este “problema” y afirmó que ha llegado el momento “de que nuestra voz se escuche en Europa”. Desde el año 2017, la presidenta de las Cortes regionales lidera un grupo de trabajo sobre despoblación y envejecimiento, en el que participan 18 parlamentos regionales europeos de seis Estados miembros. Dentro de este grupo, Clemente ha querido dejar claro que la despoblación existe en toda Europa, “pero no es tan intensa como en Castilla y León, ya que la extensión de nuestro territorio (94.000 kilómetros cuadrados) agrava la situación”. Desde entonces, la presidenta ha participado en varios encuentros, para hacerse escuchar y llegar a convencer a la Unión Europea de las dificultades de un territorio como Castilla y León, con una densidad de población en descenso, y con zonas “desierto”, como el Nordeste de la provincia de Segovia.

Los primeros resultados empiezan a verse y Silvia Clemente explicó que el pasado mes de octubre, tuvo lugar un encuentro en Bruselas con Ramón Valcárcel, vicepresidente del Parlamento Europeo y ponente de la Comisión de Desarrollo Regional. Clemente le entregó un documento de posición del grupo de trabajo, consensuado, sobre la importancia de tomar este asunto en consideración en el diseño del presupuesto europeo para el período 2021-2027. Como fruto de esa reunión y con fundamento en lo dispuesto en el documento presentado por los parlamentarios regionales de Europa, el 23 de octubre se plantearon varias enmiendas al Reglamento de los futuros fondos de Cohesión y al Reglamento de disposiciones generales a otros reglamentos. “Estas enmiendas han incorporado la despoblación y el envejecimiento como criterios de asignación de fondos económicos. En este mes de diciembre se está tramitando su aprobación definitiva”, señaló Clemente.

“A través del grupo de trabajo estamos movilizando a las instituciones europeas para tener dotación económica en el próximo presupuesto europeo, que es lo que necesitamos. Hemos encontrado receptividad en el vicepresidente del Parlamento, y pensamos que es el momento de establecer una estrategia europea contra la despoblación”, aseguró convencida la presidenta de las Cortes, que participó después como espectadora, en la mesa redonda con la que concluyó la jornada de trabajo en Segovia, y en la que alcaldes del Nordeste, empresarios y emprendedores pusieron en valor los recursos y las posibilidades de futuro que tiene el medio rural de esta provincia, pero, al mismo tiempo, demandaron ayuda a las administraciones para favorecer el tránsito de ciudadanos del medio urbano al rural, con las mismas condiciones de calidad de vida en el campo que en la ciudad.

Muchos años son los que lleva trabajando María del Mar Martín por el desarrollo de la comarca Nordeste de la provincia de Segovia, sin duda, una de las más despobladas de Castilla y León. La gerente de la Coordinadora para el Desarrollo Integral del Nordeste de Segovia (Codinse) fue la ponente de la jornada sobre despoblación celebrada en Segovia, en la que habló sobre oportunidades de repoblación para los pueblos segovianos. A su juicio, hay que hacer visible una realidad tan importante como la despoblación, “en la que estamos llegando al límite, por lo que queremos empezar ya a ver realidades”. María del Mar Martín recordó que en el año 1950 España registraba 28 millones de habitantes, Castilla y León tres millones, Segovia 200.000 y la comarca Nordeste 33.000. En la actualidad, España suma 46 millones de ciudadanos, Castilla y León 2,4 millones, Segovia 154.000, “y en el Nordeste hemos perdido un 31,75 por ciento de población en estos años, con una densidad de población de 5,7 habitantes por kilómetro cuadrado”. Desde Codinse intentan paliar esta preocupante situación con programas dirigidos a todos los grupos de edad, de emprendimiento, para la mujer, los inmigrantes, bolsa de empleo, etc., pero ayer la gerente de Codinse quiso destacar el programa ‘Abraza la tierra’, formado por 12 grupos de acción local de Castilla y León, Castilla la Mancha y Aragón. “En su día creamos las oficinas de acogida en los territorios, porque nos hemos dado cuenta de que hay gente que está interesada en venir al medio rural, pero el tránsito es difícil”. Sin embargo, María del Mar Martín lamentó que la falta de financiación ha ralentizado el trabajo de estas oficinas. La gerente de Codinse insistió en que “hay que reconocer la despoblación como un problema de todos”. “Tenemos que asumir que en los próximos años va a haber cambios en el medio rural, un medio conservador, pero hay que aceptar los cambios, hablar de repoblación y establecer un nuevo modelo de medio rural. Hay que introducir otro tipo de economía en el campo, y relacionarnos y complementarnos con el medio urbano”, concluyó.