56-Tesoro-Oculto-Diciembre3
Las copias de los documentos del siglo XV relacionados con el monasterio del Paular, en el Archivo Histórico. / EL ADELANTADO
Publicidad

El Archivo Histórico Provincial de Segovia, centro dependiente de la Junta de Castilla y León, ha seleccionado para su exposición hasta el 9 de enero, en el marco del programa divulgativo ‘Tesoro oculto’, dos copias realizadas en 1752 de otros tantos documentos de principios del siglo XV actualmente desaparecidos.

La primera copia es de una Bula del Papa Benedicto XIII, más conocido como Papa Luna —apelativo que hace mención a su linaje y a su nombre: Pedro Martínez de Luna y Pérez de Gotor—, por la que concedió al monasterio cartujo de Santa María de El Paular, situado en la localidad madrileña de Rascafría, el privilegio de cobro de todos los derechos sobre la iglesias de Turégano y Abades.

Posteriormente, en pleno Cisma de Occidente, el Papa Luna, refugiado en la fortaleza de Peñíscola (Castellón), fue declarado antipapa por el Concilio de Constanza de 1415, que lo consideró desde ese momento cismático, y fueron automáticamente anuladas todas las disposiciones que hubiera adoptado.

La otra copia que muestra este mes el Archivo es de la confirmación que dictó el rey Juan II de Castilla, en 1419, para restaurar la validez de los derechos concedidos al monasterio de El Paular sobre las iglesias de Turégano y Abades, tras la cancelación de todas las disposiciones adoptadas por Benedicto XIII.

Cuando en 1835, la Desamortización de Mendizábal cerró el Monasterio cartujo y sus bienes se dispersaron, desaparecieron muchos documentos, como la Bula del Papa cismático, Benedicto XIII, y la confirmación de los privilegios por parte del rey Juan II.

Sin embargo, años antes en 1752, los escribanos públicos que estaban redactando el Catastro del Marqués de la Ensenada habían copiado ambos documentos para justificar que los cobros de las parroquias de Abades y Turégano no se quedaban en los dos pueblos sino que eran remitidos a El Paular y era en ese monasterio donde debían de fiscalizar estos ingresos.

LA LABOR DE LOS COPISTAS Con la exposición de estas dos piezas, el Archivo Histórico Provincial quiere destacar la importante labor de los copistas, cuyo trabajo en este caso respondía a la necesidad de defender derechos y privilegios concedidos por los reyes, que ha permitido que llegue hasta nuestros días mucha documentación que de otra manera no se conocería.

Gracias a esta costumbre administrativa los archiveros y los historiadores disponen de la información necesaria para entender una época. Las copias muy a menudo constituyen el eslabón perdido de la cadena de datos que, en muchos casos, se recupera por la casualidad gracias al empeño de los escribanos de antaño por reproducir estos textos.

Archivo Histórico La actividad ‘Tesoros ocultos del Archivo’ es una propuesta divulgativa del centro cultural de la Junta de Castilla y León en Segovia destinada a dar a conocer los fondos documentales que custodia. Todos los meses, se exponen en el patio del Palacio de los Ortega Lara, sede del Archivo, documentos escogidos, con la intención de poner a disposición del público un patrimonio escondido y, por tanto, poco conocido, que contiene la historia de la provincia de Segovia.

Los visitantes pueden acercarse a conocer los documentos seleccionados como ‘Tesoro oculto’ en el Archivo Histórico Provincial, hasta el 9 de enero, en el horario habitual de apertura al público del centro, de lunes a viernes, de 9.00 a 14.00 horas, y los lunes y martes, de 16.30 a 19.00 horas.