La socia-colaboradora de la Asociación Síndrome de Ménière, Almudena Rico, en el vestíbulo del Hospital General. / E. A.
Publicidad

El Hospital General forma parte de una cadena de once centros sanitarios de España que ayer con motivo de la Jornada para la Concienciación del Síndrome de Ménière, dio visibilidad a quienes no pueden disfrutar del silencio por un daño en el oído interno.
La socia-colaboradora de ASMES (Asociación Síndrome de Ménière España), Almudena Rico, estuvo presente ante la mesa instalada en el vestíbulo del centro hospitalario con la finalidad de dar difusión y visibilidad a esta enfermedad así como a la labor que realiza la asociación.

Almudena Rico explica que el síndrome de Ménière es una enfermedad crónica para la que aún no hay cura, que afecta al oído interno, tanto a la audición como al sistema del equilibrio, y cuya naturaleza es desconocida. Esta enfermedad puede afectar de manera unilateral, a un oído, o de forma bilateral, a los dos, complicando aún más la situación del paciente. “Tiene una evolución caprichosa y puede variar de unos casos a otros”, comenta la representante de ASMES en Segovia. Sus principales síntomas son los vértigos rotatorios, los acúfenos (ruidos que sólo escucha el enfermo, sin una fuente externa que los produzca) y la hipoacusia (pérdida de audición).

“Es, en definitiva —dice Almudena Rico— una enfermedad compleja y muy incapacitante que afecta a muchas áreas de la vida cotidiana”. Distintos estudios indican que tres de cada 1.000 españoles sufren esta enfermedad que suele aparecer entre la tercera y la séptima década de la vida con un pequeño predominio en mujeres. Bajo el lema “No sabes lo fuerte que eres hasta que ser fuerte es tu única opción”, ASMES trabaja para afectados y familiares, difundiendo y concienciando socialmente sobre esta enfermedad. Pero también ofreciendo asesoramiento a pacientes asociados y trabajando para conseguir diferentes objetivos de reconocimiento y ayuda a nivel laboral, sanitario e investigador.