La ministra posa con el presidente de la FES Andrés Ortega y varios empresarios./KAMARERO
Publicidad

El Gobierno tratará de dinamizar la oferta y la actividad de los polígonos industriales a través del desarrollo de un grupo de trabajo que desarrolle un mapa industrial a nivel nacional con el objetivo de detectar las necesidades de las grandes áreas industriales de todo el país.

Así lo anunció ayer la ministra de Industria, Comercio y Turismo Reyes Maroto, que visitó ayer Segovia para mantener un encuentro con empresarios de la provincia y visitar las instalaciones de Drylock y Ambientair, dos de las empresas más importantes de la provincia en cuanto a volumen de facturación y número de trabajadores.

En su visita, Maroto resaltó el compromiso del Ejecutivo para realizar una reconversión industrial basada en las nuevas tecnologías, favoreciendo la localización de empresas tecnológicas en el suelo industrial dependiente de la Sociedad Estatal del Suelo (Sepes).

Así, señaló que en la tarde de ayer se creará un grupo de trabajo orientado a tal fin, que surge del protocolo firmado la pasada semana por el ministerio con el Sepes, la Secretaría de Estado para el Avance Digital y el Alto Comisionado para el Reto Demográfico, en el que se trabajará para que todos los polígonos industriales gestionados por Sepes puedan contar con fibra óptica en los próximos años.

Este será el primer paso de un ambicioso proyecto que se extenderá a todas las áreas industriales públicas y privadas, ya que el grupo tiene previsto establecer cauces de colaboración con las comunidades autónomas y la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP); ya que la banda ancha aún no se ha extendido en todas las áreas industriales.

Maroto señaló que la finalidad de esta estrategia es “evitar perder oportunidades” para la implantación de la industria 4.0, que para la ministra “es el presente, pero también es el futuro de la industria”.

La ministra aseguró que el desarrollo industrial debe servir como “palanca” contra la despoblación y para afrontar el reto democrático, y precisó que España “tiene los mimbres para atraer empresas, por lo que es necesario “seguir territorializando este sector para fijar población  a través de la atracción de nuevas inversiones y empresas al país”.

En este sentido, puso como ejemplo el proyecto de Drylock en Segovia, una empresa multinacional que “ha venido para quedarse”, y que ha mostrado en poco menos de un año “una gran capacidad de crecimiento y de generación de empleo de calidad”.

Reyes Maroto también tuvo la oportunidad de realizar una breve visita a Segovia, donde se interesó por recorrer la Calle Real, una de las arterias comerciales más importantes de la capital. La ministra, acompañada por la alcaldesa Clara Luquero, entró en algunos establecimientos y charló con los comerciantes para conocer de primera mano la realidad del sector comercial en la capital.

Felicidad por made  En clave regional, la ministra ha calificado de «buena noticia» que el Gobierno «sea capaz de resolver crisis» como la de la fábrica de Made en Medina del Campo (Valladolid), y ha destacado la colaboración con los trabajadores, la Junta de Castilla y León, el administrador y Abanca para abordar la situación.

Maroto valoró  la importancia de la inminente aprobación por parte de la jueza de la compraventa de la empresa Made, que se efectuará «durante el día de hoy o mañana».

También señaló que es una «buena noticia» que el Gobierno sea capaz de resolver crisis industriales como la de Made y ha puesto en valor la colaboración del Gobierno con los trabajadores, la Junta de Castilla y León, el administrador concursal de la empresa y Abanca, el principal acreedor.

Drylock supera sus expectativas iniciales en el primer año de trabajo del centro fabril y de investigación

La visita de la minstra Maroto al centro de alta tecnología en celulosa de Drylock en el Polígono de Hontoria sirvió como excusa para conocer los datos de los primeros meses de actividad de este centro fabril y de investigación, que pronto cumplirá su primer año de vida en la capital.

Así, desde mediados de este mes, la fábrica trabaja ya a pleno rendimiento en sus cuatro líneas de fabricación de pañales de cierre elástico y pañal-braga, y su laboratorio de I+D+I para control y testado interno es ya una referencia en el grupo Drylock a nivel internacional.

Con una inversión hasta la fecha que supera los 55 millones de euros, Drylock-Segovia emplea actualmente a 104 trabajadores, cifra que se incrementará hasta los 120 el próximo mes de mayo, ya que la empresa prevé una ampliación inmediata que duplicará la superficie  construida para fabricación con el objetivo de añadir tres líneas nuevas de fabricación. Así, en la parcela que actualmente ocupa, se levantarán naves que ocuparán 7.800 metros cuadrados, más un almacén de materia prima de 4.500 metros cuadrados.

Las cuatro líneas de fabricación hacen pañales de última generación, que pueden fabricar hasta un millón de pañales diarios. Las ventas del único centro español de Drylock sumaron el pasado año 5,7 millones de euros, y  para el ejercicio de este año las previsiones son multiplicar por diez esta cifra para llegar a los 56 millones de euros.