Los sistemas de acceso al parking, en la fotografía, fueron sustituidos el pasado mes de marzo. / Kamarero
Publicidad

El Gobierno municipal socialista no tiene fecha para la reapertura del parking de José Zorrilla. La alcaldesa Clara Luquero ha informado de que los trabajos pendientes en las instalaciones han finalizado, incluyendo el sistema de acceso, pero prefiere no hablar de plazos.
“Lo antes que podamos, prefiero no dar una fecha”, afirma Luquero a la pregunta de si maneja algún plazo para el pleno funcionamiento de este aparcamiento subterráneo.

Hay que recordar que la concesionaria, Pygsur-Collosa, lo cerró para los usuarios de plazas en rotación en noviembre de 2015, aunque mantuvo las instalaciones abiertas para las plazas en alquiler hasta que de forma unilateral, según mantienen los responsables municipales, abandonó la concesión en febrero del año pasado.

Desde el sector empresarial, la asociación Comerzio José Zorrilla, así como asociaciones de vecinos, como la de Santa Eulalia o El Cristo del Mercado, vienen demandando en los últimos años una pronta reapertura de este aparcamiento subterráneo, con todos sus servicios, así como una reorientación de los mismos.

Críticas del PP

El Grupo Municipal Popular ha sido especialmente crítico con la gestión de este asunto por parte del equipo de Gobierno y esta misma semana, la portavoz de los populares en el Consistorio, Raquel Fernández, ha calificado de “tomadura de pelo” a los segovianos que no se haya cumplido “ni un solo plazo de todos los que ha dado la alcaldesa. El gobierno socialista no ha hecho más que generar expectativas entre los vecinos y los comerciantes; pero sólo eso, expectativas que no cumplen”.

Según la formación popular, dentro de unos días llega la Semana Santa y con ella, “una nueva oportunidad perdida para los comerciantes de la zona de José Zorrilla y para facilitar la movilidad en la ciudad”.

Por su parte, Luquero, que sostiene que la apertura está pendiente “de procesos administrativos”, indica que la concesionaria “lo abandonó dejándolo en un estado lamentable y una sentencia les obliga a pagar todo lo que hemos hecho para arreglar los desperfectos tremendos que han dejado”.