La alcaldesa y la viuda de Jesús Mazariegos, María del Carmen León, junto a la placa homenaje. / E. A.
Publicidad

Emotivo y cálido, en contraste con la baja temperatura que Segovia registraba este viernes, ha sido el acto de descubrimiento de la placa que indica desde ya que el Centro Integral de Servicios Sociales, ubicado en el barrio de La Albuera, lleva el nombre de Jesús Mazariegos, quien fuera fundador y presidente de la asociación Parkinson Segovia, profesor y crítico de arte, fallecido en julio del año pasado.

El pleno del pasado mes de febrero, celebrado el pasado 1 de marzo, acordó por unanimidad dar el nombre de Jesús Mazariegos a este centro municipal donde tiene su sede Parkinson Segovia.

Una buena representación de la corporación, de casi todos los grupos políticos, ha participado en el acto organizado desde el equipo de Gobierno, junto a otras personalidades del ámbito social y cultural.

En la citada sesión plenaria el Ayuntamiento hizo suya la petición formulada por varios colectivos y entidades entre los que figuran la propia asociación Parkinson Segovia a través de su presidente, Javier Herrero, además de otras asociaciones de la Comunidad Autónoma. También compartían la petición la Real Academia de Historia y Arte de San Quirce, de la que Mazariegos era académico honorario, Radio Segovia y el club de lectura en el que participaba.

Este último, que se reúne semanalmente en la librería Intempestivos, valora muy especialmente su labor docente, su dedicación a los jóvenes segovianos desde su cátedra en el IES Giner de los Ríos, centro al que llegó en el 1985 como profesor de Historia.

La alcaldesa Clara Luquero y la viuda de Mazariegos, Mª del Carmen León, han sido las encargadas de descubrir la placa.

Luquero hizo antes una semblanza biográfica en la que recordó, por ejemplo, el asesoramiento desinteresado prestado por Mazariegos, “una gran persona”, apostilló, cuando ella era concejala de Cultura.

Por su parte, Mª del Carmen León agradeció las muestras de cariño, “el aprecio que le tenéis”, en su nombre y en el de sus hijas María Elena y Marina, mientras Javier Herrero destacó el reconocimiento unánime, también de la corporación municipal, a la labor desempeñada durante 20 años por el fundador de la asociación.