Con trabajos de excavación del pavimento comenzó ayer la última fase del proyecto de urbanización. / Kamarero
Publicidad

El carril de bajada de la calle de San Juan podría abrirse este mismo mes, a partir del día 22, aunque lo tienen que valorar los técnicos municipales y de la empresa que ejecuta las obras de urbanización integral, que desde ayer jueves se encuentran ya en la última fase.

La alcaldesa, Clara Luquero, informó ayer de que el día 22 se cumple un mes de la terminación de la colocación de adoquines en el estrechamiento de la zona de la calle de San Agustín donde se encuentra el Palacio Provincial, sede de la Diputación, “y podría abrirse en torno a esas fechas, lo están contemplando en la Concejalía —por la de Obras—.

Luquero indicó, además, que “estamos muy satisfechos del resultado, está quedando muy bien”.

En la habitual rueda de prensa de los jueves, para dar cuenta de los asuntos tratados en la Junta de Gobierno Local, informó además de que ya se está interviniendo en el último tramo, como se había anunciado.

Una excavadora comenzó a retirar el pavimento de adoquín y de hormigón dando paso a la última fase del proyecto de reurbanización de la calle San Juan.

Se trata del margen izquierdo (sentido subida de la calle), ya en la calle San Agustín, en el tramo comprendido entre el paso de peatones situado frente al edificio del Palacio de Justicia —sede de la Audiencia Provincial y de cuatro juzgados de primera instancia e instrucción, además de la Fiscalía Provincial y otras dependencias— y el estrechamiento de la Diputación.

Para ejecutar estos últimos trabajos ha sido necesario cortar el acceso de vehículos a la plaza de San Sebastián desde la calle San Agustín, por lo que se está facilitando, exclusivamente a residentes y servicios de emergencias, el paso por la calle Moro escultor desde el final de la calle San Juan, en su confluencia con la plaza del Conde de Cheste.

Luquero ha advertido que “desde que se coloque el último adoquín, hay que esperar un mes para que fragüe bien, está quedando muy bien y no queremos que haya ningún problema”, puntualizó.

Como se recordará, a finales de noviembre el Gobierno municipal socialista acordó modificar el contrato de estas obras de urbanización integral en la calle de San Juan para incorporar una partida de 40.824,84 euros, debido a la aparición de una tubería que ha habido que reponer y a trabajos arqueológicos adicionales y ya entonces se amplió el plazo de ejecución en un mes más; es decir, hasta febrero.

La alcaldesa sostuvo entonces que la ampliación del plazo era “para mayor seguridad, lo que no quiere decir que se vaya a utilizar porque va bien, sobre lo previsto”.