Los novios a la salida de la Colegiata del Palacio del Real Sitio. / Nerea Llorente
Publicidad

Los candidatos suelen pasar la jornada de reflexión con su familia y amigos, leyendo, paseando a sus animales de compañía o practicando deporte, pero el aspirante del PP a la alcaldía de Segovia, Pablo Pérez, está convencido de que su día de reflexión es el más original, ya que lo aprovecha para casarse.

A las 12,30 horas de este sábado comienza la ceremonia en la Colegiata de la Santísima Trinidad, en La Granja (Segovia), y antes de la hora del almuerzo, Pérez habrá dado el ‘sí quiero’ a su novia, Paloma.

El candidato popular lleva cuatro años separado de la política y en una entrevista con la Agencia EFE ha detallado que esta coincidencia de fechas ha sido «pura casualidad», de hecho afirma entre risas que es más probable que «te toque la lotería a que te suceda algo así».

Este va a ser un fin de semana cargado de emociones para el candidato quien admite que en solo dos días va a vivir dos de los momentos «más especiales de su vida», su boda y sus primeras elecciones como aspirante a la alcaldía.

Pablo le pidió matrimonio a su novia a finales de junio de 2018 y a continuación fijaron la fecha y comenzaron con los preparativos, por lo que el enlace se planificó antes elecciones, y no fue hasta septiembre cuando se planteó la entonces «remota posibilidad» de que fuese candidato a la alcaldía, una opción que no maduró hasta diciembre.

Fue entonces cuando le propuso a su prometida cambiar la fecha de la boda, pero su respuesta fue contundente: «antes la Junta Electoral cambia el día de las elecciones que nosotros la boda», dice que le comentó.

Después de unos días «frenéticos» en los que ha compaginado su trabajo como profesor en la universidad con la campaña electoral y los últimos preparativos de la boda, Pablo reconoce que va a ser un fin de semana «muy intenso».

Eso sí, admite que su compromiso con la política y con la ciudad de Segovia le ha impedido celebrar la clásica despedida de soltero con sus amigos, y la «luna de miel» también tendrá que posponer porque a partir del domingo será el momento de «dialogar» y de «pactar».

No obstante, asegura que en cuanto puedan harán una escapada a la playa para relajarse y disfrutar de unos días juntos, pero se reservarán un viaje más largo para cuando la situación se estabilice.

Este 26 de mayo cambia de estado civil, mañana podría convertirse en alcalde de Segovia y el lunes tiene que hacer un examen a sus alumnos de la Universidad de Valladolid, por lo que no prevé que el descanso pueda llegar en los próximos días, sin embargo advierte que su nivel de resistencia es «muy alto».

Entre los invitados habrá varios políticos, sobre todo diputados y senadores de Castilla y León, aunque Pérez asegura que la fiesta no puede acabar mucho más allá de la una de la madrugada.

Ha aclarado, no obstante, que evitará ese «vino de más» porque su objetivo es ser «un buen anfitrión» y además su cita con las urnas es el domingo a las 13,15 horas, ha apostillado.