Una pareja de turistas pasea con sus maletas bajo los arcos del Acueducto. / Kamarero
Publicidad

Los turistas colaborarán con la conservación del patrimonio segoviano y no solo disfrutarán de él. Es al menos el objetivo que se ha fijado el nuevo equipo de Gobierno de la capital: implantar una tasa turística en la ciudad que revierta en el mantenimiento de su riqueza arquitectónica. Se trata de una de las medidas incluidas en el acuerdo de Gobierno firmado entre el PSOE e Izquierda Unida y que necesitará del apoyo de la Junta de Castilla y León para ser una realidad.

La concejala de Turismo, Claudia de Santos, se encargó ayer de verbalizar el compromiso del Ejecutivo municipal con la puesta en marcha de la nueva tasa: «No es nada nuevo, aunque se visibilice ahora; llevamos tiempo pretendiendo que la Junta, que es quien tiene la competencia, nos apruebe el impuesto. Lo que sí hay que explicar es que los beneficios de esa tasa, en principio, serían para la hucha común de la Junta, que es quien la establece y la cobra».

El objetivo del Consistorio segoviano es, pues, tratar de llegar a algún acuerdo con el Gobierno autonómico para articular mecanismos que permitan que sea la ciudad y su patrimonio quienes se beneficien directamente de la explotación turística de sus recursos.

Otras capitales como Barcelona o varios municipios de las Islas Baleares cuentan ya con un impuesto de este tipo, que afecta principalmente al coste de las pernoctaciones, que podrían encarecerse en uno o dos euros por persona. «Se trata de un incremento mínimo que apenas se nota, pero por el que muchas administraciones son reacias a implantar la tasa, por si afecta a los datos turísticos. No obstante, allí donde se está aplicando no ha tenido un efecto nocivo», ha expresado la edil.

Segovia no está sola en esta lucha y las reuniones entre los responsables municipales y los Ayuntamientos de las otras dos ciudades Patrimonio de la Humanidad de la Comunidad –Ávila y Salamanca– se han venido sucediendo en buena sintonía.

«Lo que queremos es reunirnos con el nuevo consejero de Turismo en cuanto tome posesión y si lo hacemos de acuerdo con las otras dos ciudades, mejor todavía. Hay que tener en cuenta que hasta ahora ha habido acuerdo entre las tres capitales y que el nuevo presidente, Alfonso Fernández Mañueco, es el antiguo alcalde de Salamanca», ha dicho De Santos.