Fachada del Ayuntamiento de Segovia. / Nerea Llorente
Publicidad

El Consistorio segoviano registró en el primer trimestre de 2019 un período medio de pago a proveedores privados de 32,8 días. Un tiempo ligeramente superior a los 30 días que establece la ley de lucha contra la morosidad para el pago de las facturas desde la entrada de las mismas en el registro.

En total, el Ayuntamiento asumió entre enero y marzo el abono de 2.437 facturas por valor de 5.858.233,33 euros, de las cuales 2.355 se pagaron dentro del plazo legal y 82 fuera de él.

La media resultante, superior a lo establecido por la Ley, ha provocado las criticas del grupo municipal popular, en palabras de su concejal José Luis Huertas: “Estamos hartos de escuchar a los distintos portavoces del Ayuntamiento que han pasado en estos mandatos jactarse de que el periodo medio de pago del Consistorio es de los mejores que hay en el Estado, cuando no es cierto lo que están diciendo”, ha dicho, recordando que en casos como el del Instituto Municipal de Deportes el plazo medio de pago de las facturas se dispara hasta los 63,65 días.

El edil recuerda que la competencia de estas facturas la tiene la Junta de Gobierno y que las de menor cuantía se establecen a través de decretos de Alcaldía. “La mayor parte de los proveedores del Ayuntamiento de Segovia son empresas familiares de la ciudad y de la provincia que tienen que afrontar pagos a final de mes a sus proveedores, a sus empleados, etc. Por lo tanto, los propios trabajadores de estas empresas van a tener problemas debido a estos incumplimientos de ley y retrasos del Ayuntamiento”, ha explicado Huertas.

Por ello, el grupo ha exigido en rueda de prensa a la alcaldesa que ajuste los períodos de pago del Consistorio a los plazos fijados por la ley, al tiempo que han advertido a la regidora de que la norma dice que los proveedores pueden solicitar el cobro de intereses; algo que hasta ahora no ha ocurrido con ningún proveedor, pero que podría producirse en el momento en el que exista un retraso.