9_3_careto-kam
Ramón Muñoz-Torrero, concejal de Tráfico, Transportes y Movilidad y Seguridad Ciudadana. KAMARERO
Publicidad

El concejal de Transportes, Ramón Muñoz-Torrero, no intervino en el traslado del autobús accidentado el día 14 en Vía Roma y asegura que la decisión de que fuera conducido hasta las cocheras fue de la Policía Local, que se hizo cargo de la investigación desde el primer momento.

Rechaza, por lo tanto, que fuera retirado con su beneplácito, como ayer publicaba este diario. La alcaldesa, Clara Luquero, informó en rueda de prensa el pasado día 16 que este edil “estuvo con el mecánico viendo el ordenador de a bordo, que no daba ningún fallo y comprobando de manera física y real el funcionamiento del vehículo en general, incluyendo los frenos”. Esta afirmación ha sido interpretada como el visto bueno para que el vehículo se pusiera de nuevo en marcha, algo que él niega.

La conductora involucrada en el accidente ha manifestado en este sentido que al urbano “subió todo el mundo que quiso y hay fotos”, lo que a su juicio pone en riesgo cualquier investigación a posteriori.

Muñoz-Torrero reconoce que subió al autobús para interesarse por el estado del vehículo y un técnico de la empresa adjudicataria le mostró la pantalla sin incidencias e hizo otras comprobaciones delante de él.

Compartir