05-1kama_Ayuntamiento-Presentacion-Drylock_KAM2455
Bart Van Malderen se dirige a los periodistas en la antigua sala de plenos del Ayuntamiento en presencia de la alcaldesa, el edil José Bayón y Miguel A. González./ KAMARERO
Publicidad

Será a finales de este mes cuando Drylock Technologies comience a llevar a cabo el ‘proyecto Viking’ en Segovia, en el que la empresa muiltinacional dedicada al sector de productos absorbentes para el bebé, la higiene femenina y el cuidado del adulto abra la primera de las cuatro líneas de producción que albergará en su factoría del polígono de Hontoria. El comienzo del trabajo supondrá la cristalización de la mayor inversión industrial realizada en la ciudad en las últimas décadas, con un montante que alcanzará los 55 millones de euros y la creación de 120 puestos de trabajo.

Los detalles de esta importante iniciativa empresarial fueron dados a conocer ayer en el Ayuntamiento de Segovia por el director de Drylock Techologies Bart Van Malderen y el responsable del Grupo Drylock en Segovia Miguel Angel González, a quienes acompañaron la alcaldesa Clara Luquero y el concejal de Empleo y Nuevas Tecnologías José Bayón.

Van Malderen explicó que  a lo largo del mes se incorporarán los primeros 45 trabajadores con los que arranca la actividad industrial, así como la del laboratorio de I+D+I que complementará la labor de la factoría radicada en Segovia. Con la prudencia que ha caracterizado el proyecto, precisó que tanto la puesta en marcha de las líneas de producción y del trabajo de investigación como la incorporación de nuevos empleos se realizará de forma gradual, y en septiembre se prevé la apertura de una segunda línea de producción, dedicada como la primera a la fabricación de pañales de niño, que supondrá la incorporación de otros 35 nuevos puestos de trabajo hasta alcanzar 80 empleos. Posteriormente, Drylock pondrá en marcha las dos líneas de producción restantes dedicadas a los productos de incontinencia y de higiene femenina, de manera que en marzo de 2019 la factoría estará funcionando a pleno rendimiento y se completará la inversión global prevista para su despegue.

Miguel Angel González, director de la factoría calificó de “ambicioso” el proyecto, aunque señaló que su diseño “no es fruto de la improvisación ni de la premura, sino que ha sido muy pensado con arreglo a los proyectos de expansión internacional de  la empresa. Así, señaló que la de Segovia será la décima fábrica de Drylock en todo el mundo, que cuenta ya con 73 líneas de producción y más de 2.100 trabajadores; aunque quiso subrayar la importancia estratégica de este proyecto, que permitirá alcanzar una posición “privilegiada” en los mercados del sur de Europa.

La elección de Segovia como sede de esta fábrica trata de aprovechar las “ventajas” que la ciudad ofrece para su ubicación, tal y como reconoció Van Malderen. La proximidad con Madrid,  una magnífica red de telecomunicaciones a la espera de la llegada de la tecnología 5G y encontrar un edificio ya existente y sin estrenar fueron factores determinantes para la llegada a Segovia de Drylock, a lo que se suma el decidido apoyo del Ayuntamiento de Segovia “desde el minuto uno” para agilizar los trámites y permisos necesarios para la autorización del proyecto “en un tiempo récord”.

Asimismo, el municipio, a través de la oficina Segovia Activa está colaborando con los responsables de Recursos Humanos de Drylock en la selección de los perfiles de empleo que la empresa necesita, tanto a nivel técnico como de cualificación profesional.

Por todo ello, Drylock augura un buen futuro para su factoría de Segovia, ya que  el trabajo realizado no sólo ha acortado los plazos previstos para su puesta en marcha, sino que ha acelerado la previsión de inversión, que en los próximos 12 meses alcanzará los 200 millones de euros.

En la presentación, los responsables de Drylock quisieron orillar el conflicto surgido con Ontex Peninsular, y aseguraron que la resolución judicial dictada sobre este asunto “es satisfactoria para ambas partes”. Así, Van Malderen aseguró que “la historia es la historia y los antecedentes son los que son, pero  el mercado adolecía de un producto innovador y hemos intentado volver a posicionarnos en el mercado con productos más confortables, y aunque el objetivo puede ser coincidente, la competencia hace que los productos se posicionen por si mismos, y hemos intentado poner nuestro propio sello”.