La máquina empacadora pintada por los delincuentes para evitar ser localizada./GUARDIA CIVIL
Publicidad

La Guardia Civil ha conseguido esclarecer y dar con los autores de nueve robos en explotaciones agrarias en la provincia en el marco de la ‘Operación Kilo’, donde se ha conseguido recuperar gran parte del material agrícola sustraído, y valorado por sus  propietarios en más de 20.000 euros.

La operación, desarrollada por agentes de la compañía de Sepúlveda y de los puestos de Cantalejo y Sacramenia, se ha desarrollado en las dos últimas semanas, y se ha saldado con la detención de dos personas como supuestas autoras de cuatro delitos de robo con fuerza y cinco delitos de hurto ocurridos en varias explotaciones agrícolas. Asimismo, otras  dos personas fueron investigadas por su supuesta implicación en estos hechos delictivos.

Las investigaciones comenzaron el  pasado mes de agosto en la localidad de Fuentesoto  a raíz de la sustracción de  tres remolques cargados de trigo, centeno y cebada respectivamente. Los autores, después de descargar el cereal que aquellos contenían, dejaron de nuevo los remolques vacíos en la finca  donde antes se encontraban estacionados.

Posteriormente, en las localidades de Urueñas y Torreadrada se produjeron varios robos en explotaciones agrícolas, sustrayendo  diversa maquinaria entre la que se encontraba un generador, un compresor y una motosierra. Además, en la localidad de San Miguel de Bernuy el propietario de una empacadora denuncio la sustracción de la misma.

El 31 de diciembre la patrulla de la Guardia Civil localizó en un monte próximo a localidad de Castrojimeno  la empacadora que meses antes había sido sustraída. Ésta se encontraba escondida en un cobertizo y oculta con una lona. Además había sido pintada recientemente de un color diferente al original, para evitar así ser reconocida por su propietario.

A raíz de este hallazgo la investigación comenzó a centrarse en esta última localidad.

Los guardias civiles localizaron una explotación ganadera donde posiblemente se encontrasen más objetos de los sustraídos., que se encontraba en las proximidades del lugar en el que la empacadora había sido recuperada.

En el interior de esta explotación se hallaron posteriormente el generador, el compresor y otros útiles que habían sido robados, escondida  entre pacas de paja para evitar ser vista.

También fueron hallados los útiles de pintura utilizados para cambiar de color la empacadora, y en un almacén improvisado se encontró gran parte del cereal sustraído en la localidad de Fuentesoto.