Varias de las cerámicas expuestas. / Nerea Llorente
Varias de las cerámicas expuestas. / Nerea Llorente
Publicidad

La Consejería de Cultura y Turismo presenta en el Palacio de Quintanar la última muestra de la exposición colectiva ‘Cerámica y arte. Ceramistas contemporáneos en Castilla y León’, una propuesta artística que desde el mes de febrero reúne el trabajo de ocho ceramistas castellanos y leoneses y de la Escuela de Cerámica de Aranda de Duero, en lo que supone un viaje iniciado en Castilla y León hace más de 30 años, desde el oficio tradicional del barro hasta la cerámica como soporte para la creación de obras de arte contemporáneo.

El proyecto ‘Cerámica y arte’ abrió sus puertas el 15 de febrero con la primera de sus exposiciones, que reunía una selección de obras de Pilar Nadales, Paula Alonso y Raúl Pereda. A esta propuesta, le siguió la selección de otros tres artistas castellanos y leoneses: Julián Valle, María Oriza y Nela Sánchez, además de una instalación creada por los alumnos de la Escuela de Cerámica de Aranda de Duero. Ahora es el turno de dos grandes autores: Miguel Martínez Delso y Félix Sanz Sastre que con su trabajo cierran este singular programa de exposiciones con una muestra que puede visitarse en las salas 9 y 10 del Palacio de Quintanar hasta el próximo 3 de junio.

La obra de Delso es referente en la creación cerámica en Castilla y León y España, se trata de uno de los ceramistas con mayor prestigio en el territorio nacional, que además dirige desde hace más de 25 años el Museo de la Cerámica de Aranda de Duero y es el responsable de la Escuela de Cerámica de Aranda de Duero. Por su parte, Félix Sanz Sastre, artista plástico y ceramista, ha realizado durante los últimos 30 años múltiples exposiciones individuales y colectivas dentro y fuera de nuestras fronteras. Desde el año 2002, es el director del Centro Regional de Artesanía de Castilla y León – CEARCAL.

De Delso hay que decir que comienza su actividad dentro del mundo de la cerámica. Se inició en esta técnica, de forma autodidacta, a partir de la tradición alfarera. Entonces, en España, la escultura cerámica era una actividad minoritaria. Las referencias del artista burgalés eran los ceramistas europeos que ya habían desarrollado una obra más allá de lo utilitario, considerando este soporte como una posibilidad más dentro de los materiales propios de la escultura.

El artista Julián Valle explica en su texto ‘A través de la ventana’, que las piezas de Delso prefieren responder más a un ciclo vital que a una demanda externa, quizá por la sana influencia del material habitual en el desarrollo de su obra: la cerámica. Un material que tiene su propio tempo. El resultado de sus procesos habla del espacio que habitamos y también del territorio que acariciamos con la mirada, en el que nos reconocemos. Así es como el tacto del escultor toma para sí, en esencia, ese paisaje de su memoria que tanto ama.

En cuanto a la trayectoria de Sanz Sastre, hay que decir que es un artista de formación multidisciplinar. Su experiencia profesional ha estado siempre vinculada al mundo de la cultura y el arte, así como a la educación y la gestión cultural, actividades que compagina con su faceta de artista plástico y ceramista.

Cuenta con un extenso reconocimiento y ha recibido diversos premios en su trayectoria artística. José Noriega define la obra más reciente de Félix Sanz en su texto ‘Límpida diagonal de humo’ como una diagonal que atraviesa la poesía, el fuego y la forma sin romper los cielos. Y es diagonal porque transita cruzando los muchos caminos paralelos y manidos, tan transitados, que van de la nadería a ningún sitio.

En España, salvo en contadas ocasiones, la cerámica ha tenido una presencia casi testimonial en las galerías y los centros expositivos, por eso, desde la Consejería de Cultura y Turismo de la Junta, se pretende dar valor a este oficio tradicional como soporte para la creación de obras de arte contemporáneo.

Además de la exposición de Delso y Sastre, todavía pueden verse en el Palacio de Quintanar la instalación ‘Cardumen’, realizada por la Escuela de Cerámica de Aranda de Duero, que permanece en el patio central hasta el 6 de mayo; y la selección de obras de María Oriza (Burgos), Nela Sánchez (Segovia) y Julián Valle (Burgos), que está abierta al público hasta el 16 de mayo.